15 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

Zapatero espera que la justicia aclare lo sucedido en Ceuta y confirma las cifras sobre inmigración dadas por Interior

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, espera que la justicia termine determinando qué ocurrió el pasado 6 de febrero junto a la frontera ceutí de El Tarajal, donde 15 migrantes perdieron la vida intentando alcanzar a nado la costa española, y ha confirmado que, como dice el Ministerio del Interior, hay "miles" de personas en Marruecos y Mauritania que esperan para llegar a Europa.

"Todos estamos esperando que las actuaciones judiciales deterinen qué es lo que ha sucedido (en Ceuta). Yo sería muy prudente. Los hechos que hemos visto son duros, ha habido una reacción que es significativa y es que se ha dado la orden de no utilizar pelotas de goma en las acciones de la guardia civil (en la frontera)", ha señalado Zapatero en una entrevista en Cuatro recogida por Europa Press.

También sobre la tragedia, ha instado a adoptar medidas que permitan evitar que se repita. "Todos hemos hemos sufrido con lo que ha pasado en Ceuta, con la muerte de esos quince inmigrantes y tenemos que tratar de paliar algún riesgo que exista de volver a repetir", ha apuntado.

El expresidente ha rememorado algunos de los momentos de mayor intensidad migratoria que se vivieron bajo su mandato, con "llamadas del entonces ministro del Interior, Jose Antonio Alonso, a las cinco de la mañana diciendo que eran 500", y ha afirmado en este contexto, que "había miles y miles" de personas esperando una oportunidad para llegar a España.

"Eso que ha dicho el ministro por Marruecos y tal, esos informes los tenía yo de los servicios de información, de Marruecos y de Mauritania", ha señalado en relación a las 40.000 personas que estarían esperando para cruzar a Europa en cada uno de estos países según el titular actual de Interior, Jorge Fernández Díaz.

Asimismo, Zapatero se ha referido a la colocación de alambres con cuchillas en las vallas de Ceuta y Melilla que se acometió bajo su Gobierno, el mismo que dos años retiró una parte del sistema en el perímetro melillense. Según ha explicado, fue en 2007, "a raíz de una visita de María Teresa Fernández de la Vega" a la zona y cuando el Ejecutivo "ya tenía varias denuncias" sobre las llamadas concertinas.

"En efecto, las denuncias de las ONG nos convencieron de que no era lo más adecuado", ha señalado, tras desgranar que "hubo circunstancias de lesiones de todo tipo y en el otro lado de la valla algún fallecido" a cuenta de estas alambradas con cuchillas. "Estoy esperando a que el ministro haga una reflexión sobre esto", ha añadido.

Para Zapatero, la inmigración "es uno de los temas más difíciles" de gestionar para un gobierno porque necesita "mucho de los países vecinos" y requiere además de consenso nacional. "Pediría un pacto de Estado, lo deseé tanto, lo intentamos a veces, es un tema que no debe tener un color político", ha apuntado.

Con todo, para el expresidente "este es un tema europeo" y España tiene que "exigir más recursos europeos, porque esa frontera no es sólo española". En su opinión, estos recursos deben reclamarse no sólo para el control de fronteras sino también para la cooperación con los países de origen y ha puesto como ejemplo de estas políticas las escuelas taller que se abrieron en Senegal con fondos españoles durante su mandato.