25 de junio de 2019
22 de abril de 2019

Bankia y Cáritas Madrid firman nuevo acuerdo para ayudar en el pago de alquiler a familias en situación vulnerable

El convenio permitirá atender a 31 familias, de las que el 39% son monoparentales y el 37% dependen de ingresos procedentes de la Renta Mínima de Inserción, pensiones no contributivas o subsidios

Bankia y Cáritas Madrid firman nuevo acuerdo para ayudar en el pago de alquiler a familias en situación vulnerable
BANKIA - ARCHIVO

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Bankia y Cáritas Madrid han firmado, por tercer año consecutivo, un acuerdo para colaborar en el Plan de Atención a Familias en situación de vulnerabilidad o riesgo de exclusión a través de ayudas al alquiler.

En la firma del convenio, que ha tenido lugar en la sede de Cáritas Diocesana de Madrid, han participado el director de Responsabilidad Social Corporativa de Bankia, David Menéndez, y la directora de Administración y Finanzas de Cáritas Diocesana de Madrid, María Jesús Bustamante.

Bankia aporta 40.000 euros a Cáritas Madrid, que se suman a los 100.000 euros ya concedidos en los convenios desde 2016. La ayuda de Bankia será destinada íntegramente a ayudas al alquiler para familias que están pasando por dificultades económicas y que están siendo acompañadas por Cáritas Diocesana.

La firma de este acuerdo permitirá a Cáritas Diocesana de Madrid atender a 31 familias durante este año, de las que el 39% son monoparentales, la gran mayoría son mujeres solas con cargas familiares no compartidas. Además, el 37 por ciento de estas familias dependen de ingresos procedentes de la Renta Mínima de Inserción (RMI), de pensiones no contributivas o de subsidios.

Esta colaboración anual entre Bankia y Cáritas Madrid ha permitido ayudar a 104 familias que carecen de ingresos o que son insuficientes para asumir alquileres del mercado privado de la vivienda, ha indicado la compañía este lunes en una nota de prensa.

Las ayudas van desde 50 hasta 350 euros mensuales y tienen como objetivo aliviar economías familiares muy precarias en situación de máxima vulnerabilidad, ya que la mayoría de los beneficiarios están destinando más del 55 por ciento de sus ingresos al pago de la vivienda en la que habita.

Para leer más