3 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

RSC.-La CSI advierte de la "precarización" de las condiciones laborales en Japón y critica la discriminación por sexo

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Sindical Internacional (CSI) advirtió hoy de que en Japón existe un "número creciente" de trabajadores "precarios no-permanentes", lo que "repercute gravemente en las condiciones laborales y la salud y seguridad en el trabajo". Además, un informe elaborado por la confederación sindical denuncia que la discriminación salarial de la mujer sigue siendo "un problema grave".

Así, el documento señala que los esfuerzos de negociación colectiva por mejorar la situación laboral han sido "socavados" debido, entre otras cosas, a que algunos empresarios están "abusando" de los programas de formación y de los períodos de prácticas para trabajadores extranjeros no cualificados.

En este sentido, el trabajo de la CSI, que coincide con la Revisión de la Política Comercial de Japón en la Organización Mundial del Comercio (OMC), los días 18 y 20 de febrero, denuncia que "muchos trabajadores han terminado en talleres de explotación laboral donde se les fuerza a trabajar largas horas, en condiciones peligrosas y con salarios por debajo del mínimo".

Además, señala que algunos trabajadores siguen viendo restringido en Japón su derecho a sindicalizarse, sobre todo, funcionarios y empleados del sector público, y recuerda que los trabajadores del sector público carecen del derecho a hacer huelga, mientras que los trabajadores del sector privado empleados en los denominados 'servicios esenciales' tienen que dar un aviso de diez días.

Por ello, el informe solicita al Gobierno japonés que ajuste la legislación a los Convenios número 87 y número 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y que elimine las restricciones respecto a la negociación colectiva y al derecho de huelga para los trabajadores del sector público.

Por otro lado, el estudio también señala que, a pesar de las leyes para la igualdad de trato, las mujeres siguen padeciendo la discriminación indirecta. En particular, el informe critica dos formas de discriminación: el sistema dual de escalafones, que incita a las mujeres a optar por la vía general o por la del trabajo de oficina, y el modelo de empleo de los tres escalones, que divide los puestos de trabajo disponibles en puestos directivos permanentes, puestos de expertos y puestos no permanentes.