26 de enero de 2020
  • Sábado, 25 de Enero
  • 10 de diciembre de 2019

    La Junta plantea asociar hasta el 90% de la financiación de universidades a un indicador de escala y rendimiento

    Los rectores valoran contar con un "buen punto de partida" para empezar a trabajar en el nuevo modelo de financiación de universidades

    La Junta plantea asociar hasta el 90% de la financiación de universidades a un indicador de escala y rendimiento
    Reunión del consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, con los rectores de universidades públicas andaluzas para presentarles su propuesta de modelo de financiación. - JUNTA DE ANDALUCÍA

    SEVILLA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, dirigida por Rogelio Velasco, ha presentado este martes a los rectores de las diez universidades públicas de Andalucía una propuesta para un nuevo modelo de financiación cuya estructura determina tres tipos de dotaciones --una financiación de nivelación, otra básica y una estratégica--, de las que las dos últimas --que representarían en torno al 90% de la financiación total-- "se decidirán en proporción del indicador relativo de escala y rendimiento".

    Según defiende la Consejería en un comunicado, el objetivo del modelo presentado, que ha de ser analizado y debatido a partir de ahora, es "lograr un marco estable y que cuente con amplio consenso", y busca proporcionar una guía para la asignación de recursos "equitativa, garantizando la suficiencia financiera y proporcionando a las universidades la dotación adecuada para el desarrollo eficiente de su función social".

    La propuesta pone el foco en la "consolidación" de las grandes universidades --con mayor nivel de excelencia--, al tiempo que, según la Junta, "potencia a las medianas para que alcancen esos estándares de excelencia y protege a las pequeñas para que se desarrollen en este mismo sentido".

    Así, el reparto propuesto está basado en criterios "objetivos y contrastables" en función de los valores relativos de variables que "resumen las necesidades y el rendimiento de las diferentes universidades".

    La estructura determina tres tipos de dotaciones; en concreto, la financiación de nivelación --que supondría entre el 5 y el 10% del total--, financiación básica --entre el 85 y el 90%--, y la financiación estratégica, que representaría entre el 5 y el 10% restante.

    Tanto la financiación básica como la estratégica se decidirán "en proporción del indicador relativo de escala y rendimiento", que se obtiene como el promedio de valores relativos de tres dimensiones.

    En concreto, el primero es la carga docente, que se mide en términos de estudiante equivalente, que se obtendrá "teniendo en cuenta unos criterios de ponderación", mientras que los otros dos aspectos que se promedian son los fondos captados por investigación y transferencia y costes de personal.

    En el caso de la financiación de nivelación, no sujeta a este indicador, la finalidad es "cubrir parte de los costes fijos y compensar las economías asociadas a la dimensión, facilitando así la convergencia". Para ello, se contempla una dotación fija, que se reparte a todas por igual, y otra parte denominada "de convergencia".

    Sobre la financiación estratégica, el consejero ha expuesto que "su reparto se determinará en función del indicador de escala y rendimiento, pero el destino lo podrán decidir las propias universidades en función de sus necesidades y en el ejercicio de su autonomía". "El objetivo no es otro que seguir promoviendo actuaciones de excelencia, permitiendo a las universidades la generación de incentivos para mejorar sus indicadores de rendimiento", ha apuntado.

    El nuevo modelo de financiación no incluye el presupuesto que la Junta destina a universidades a través del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi), así como el Plan Plurianual de Infraestructuras, cuya dotación es independiente. Tampoco se enmarca en este modelo la financiación de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA).

    HACIA UN MODELO "RACIONAL"

    En una atención a medios en el marco de esta reunión, Velasco ha defendido que el actual modelo de financiación "carece de solidez y racionalidad", asignando recursos a las universidades "sin criterios claros, transparentes y que tengan lógica".

    Frente a ello, la Consejería busca que las universidades andaluzas tengan de cara al futuro "un modelo que sea racional, justo y transparente, y que estimule a que las universidades lleven a cabo más y mejores tareas de investigación y desarrollo".

    Se trata, según ha continuado Velasco, de aportarles "más recursos" a las universidades, pero que éstos "estén repartidos de acuerdo con una mayor lógica", a partir de criterios que "más racionales y compartidos por todos los rectores".

    Velasco ha hecho hincapié en su apuesta por que "la capacidad de producción de conocimiento de las universidades andaluzas se incremente mejor", teniendo en cuenta que "el futuro de Andalucía, de España y de los países occidentales" en general "reside en esa producción de conocimiento que se aplica a todos los ámbitos de la sociedad".

    También ha opinado que el nuevo modelo de financiación "debe estar implantándose paulatinamente en un plazo de entre cuatro y seis años", aunque esto "todavía lo tenemos que ver con precisión cuando hagamos cálculos, y acordarlo con los rectores", según ha matizado Velasco, quien ha expresado que "vamos a intentar que este sistema ya esté implantado en el curso académico 2020-21". La propuesta de la Consejería, en todo caso, es implantarlo de manera paulatina "para evitar cambios bruscos a corto plazo por el efecto disruptivo que pudiera tener".

    El consejero ha querido diferenciar entre lo que es "el modelo de financiación y el modelo de reparto", teniendo en cuenta que lo primero es "dar más o menos dinero", y lo segundo es "distribuirlo con un criterio o otro", y en todo caso desde la Junta van a "intentar que mejoren los dos" modelos.

    A preguntas de los periodistas sobre la acogida que han brindado los rectores a esta propuesta, Velasco ha valorado que "nos han felicitado muy sinceramente (al equipo de la Consejería) por el esfuerzo intelectual que se ha hecho", ya que "el modelo es muy robusto y bueno, y tiene la virtualidad de que contempla distintos criterios de reparto".

    "UN BUEN PUNTO DE PARTIDA" PARA LOS RECTORES

    Por su parte, el rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez, en su condición de presidente de la Asociación de Universidades Públicas de Andalucía, ha celebrado como "un punto importante de partida disponer ya de un primer borrador sobre las principales características del que va a ser el modelo de reparto y financiación de las universidades públicas de Andalucía".

    En declaraciones a los medios en el marco de esta reunión que los rectores esperaban "con enorme interés", Gómez ha precisado que lo presentado por la Consejería es "una estructura que nos parece un buen punto de partida", y se ha mostrado confiado en que "podamos tener un documento de referencia al menos para varios años".

    También cree que "en los próximos meses vamos a conseguir trabajar todos con la Consejería para conseguir lo mejor de este modelo", en el que habrá que tener en cuenta que las diez universidades públicas andaluzas "son heterogéneas en dimensión, historia, en los contextos económicos y sociales en los que desarrolla su actividad".

    En esa línea, ha expresado la "mejor disposición" de "todas las universidades públicas andaluzas para trabajar conjuntamente para conseguir el mejor modelo" de financiación, que "no es más que un punto de soporte para lo que es la actividad universitaria, que es de lo más importante que tenemos en la Sociedad del conocimiento".

    Ha reconocido que "falta por matizar muchas cosas" respecto a la propuesta recibida, así como "definir los parámetros y una plurianualidad en la medida en que sea posible", y ha apuntado que "todas las universidades estamos por la labor de mejorar nuestra capacidad de ser competitivos", si bien "donde podemos encontrar algunas diferencias" es en "la forma como lo podemos conseguir".

    Tras apuntar que "los intereses particulares de cada universidad tienen que compatibilizarse con el sistema general andaluz", Gómez se ha mostrado "convencido de que la profesionalidad y el buen trabajo de los rectores va a hacer que consigamos lo mejor en los próximos meses".