17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 21 de septiembre de 2008

    AMP.- ETA estalla un coche bomba en la comisaría de la Ertzaintza en Ondarroa, horas después de atentar contra la Vital

    El atentado, que buscaba "matar al mayor número de agentes posible", causó heridas a once personas, tres de ellas ertzainas

    BILBAO, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

    ETA hizo estallar esta pasada madrugada un coche bomba cargado de 100 kilos de explosivo contra la comisaría de la Ertzaintza en la localidad vizcaína de Ondarroa, causando once heridos -tres de ellos ertzainas- cuyo estado no reviste gravedad. El atentado, que según el Departamento de Interior, buscaba "matar al mayor número de agentes posible", se produjo horas después de que explotara otro coche bomba contra la caja Vital en Vitoria, que sólo causó daños materiales.

    La acción terrorista se produjo a las cuatro y media de la madrugada, cuando explotó un vehículo, al parecer, marca Peugeot, que los terroristas cruzaron en la calzada junto a un muro cerca de la puerta principal de la comisaría. Los activistas colocaron el vehículo, con el maletero, en el que se encontraba colocada la bomba, orientado hacia las dependencias policiales.

    Posteriormente, descendieron del vehículo y lanzaron dos cócteles molotov contra la comisaría de la Ertzaintza, con el objetivo de que los agentes acudieran a ver lo que ocurría, momento que iban a aprovechar para activar el coche bomba, de manera que afectara "de lleno" a los policías.

    El propio consejero de Interior, Javier Balza, desplazado hasta Ondarroa, afirmó que el objetivo de los terroristas era cometer "una masacre, en la que perdieran la vida "el mayor número de ertzainas posibles".

    Tras explosionar el coche bomba, los activistas huyeron a pie hasta un puente cercano. Los restos del vehículo aparecieron desperdigados por la zona e incluso, una parte cayó al río que se encuentra junto a la comisaría.

    La explosión causó once heridos -tres de ellos ertzainas-, de los que únicamente dos permanecen ingresados, un agente en el hospital de Galdakao y una joven de 15 años de edad en el de Cruces, cuyo estado es de pronóstico reservado.

    El ertzaina presenta un problema en la articulación superior de una mano, motivado por el estallido del artefacto y el alcance de la metralla. La joven de 15 años, ingresada inicialmente en el hospital de Galdakao y trasladada posteriormente a Cruces, sufre traumatismo cranoencefálico y fisura en el cráneo, en el parietal.

    El resto de las personas trasladadas a los centros de Cruces, Galdakao y Mendaro fueron dadas de alta, ya que presentaban heridas leves, en su mayoría, con problemas en los tímpanos a consecuencia de la onda expansiva, así como contusiones. Además, varios agentes fueron atendidos en el lugar del atentado y no fue precisa su evacuación a hospitales.

    La deflagración originó importantes desperfectos en el edificio de la comisaría, cuya fachada presentaba varios boquetes de grandes dimensiones, así como daños en el muro y valla que rodea el inmueble.

    Las dependencias policiales se encuentran ubicadas en una zona aislada, separadas de la zona urbana por un río. Precisamente, al otro lado, en la calle Iñaki Deuna, pese a encontrarse a unos 100 metros de la comisaría, los daños eran cuantiosos.

    En concreto, al menos, una media docena de establecimientos comerciales presentan daños. También resultó afectada una sucursal de la BBK, así como las viviendas de la zona, que sufrieron la rotura de cristales.

    CAJA VITAL

    Horas antes de este atentado, a las doce de la noche, hizo explosión otro coche bomba ante la sede central de Caja Vital ubicada en el barrio Salburua de Vitoria, causando únicamente daños materiales.

    A las once y cuarto de la noche la Policía Local de Vitoria registró una llamada anónima en la que un comunicante, que dijo hablar en nombre de ETA, avisaba de la explosión en 50 minutos de un coche bomba ubicado junto a la sede de la Caja Vital, ubicada en el barrio de Salburua.

    El coche bomba, que finalmente estaba colocado a unos 20 metros de la sede de Caja Vital, explosionó a las doce de la noche y contenía también unos 100 kilos de explosivo.

    El lugar elegido por ETA para colocar el artefacto está próximo al parque de Salburua y cercano al pabellón de deportes Fernando Buesa Arena. Se trata de una zona no muy transitada dado que tiene poco carácter residencial.

    El atentado causó daños en el edificio de Caja Vital, aunque no resultó afectada su estructura. La sede de la entidad, presidida por Gregorio Rojo, hermano del presidente del Senado, Javier Rojo, había sido inaugurada en septiembre del pasado año.

    Estas dos acciones terroristas se producen después de que el pasado martes ETA intentara asesinar a un agente de la Policía Nacional destinado en la Jefatura Superior de Policía de Bilbao con la colocación de una bomba lapa, que finalmente no explotó, en su vehículo particular.