17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 30 de noviembre de 2009

    Bilbao pide un pacto para garantizar prestaciones sociales, que podría incluir un impuesto como fórmula de financiación

    El diputado general considera "fundamental huir de falsas demagogias y actitudes populistas" y perseguir el fraude en las ayudas sociales

    BILBAO, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, afirmó hoy que es "absolutamente necesario y urgente" abordar la tarea de un "gran pacto político, institucional y social para garantizar la sostenibilidad económica en el corto, medio y largo plazo de las prestaciones sociales", para lo que, según dijo "es necesario crear un fondo cuya financiación debe provenir de los recursos obtenidos con la creación de un nuevo impuesto, un recargo sobre los actuales o una nueva cotización"

    En su intervención en el Fórum Europa Tribuna Euskadi, aseguró que "desde la legitimidad que nos dan los datos de gestión, no los discursos vacíos, desde la certeza de que hemos avanzado una enormidad estos últimos seis años, creemos firmemente que ha llegado el momento de tomarnos en serio el futuro cierto que se nos aproxima antes de que nos desborde por falta de previsión".

    En ese sentido, dijo que están "absolutamente convencidos de la bondad de las ideas que mueven su acción de acción de Gobierno, basadas en sembrar para recoger y crear riqueza para repartirla". Por ello, afirmó que ha llegado el momento de plantear "pública y claramente" una serie de seis propuestas para garantizar la prestación de los servicios sociales.

    A ese respecto, subrayó que, como primera propuesta, es "absolutamente necesario y urgente" abordar la tarea de un "gran pacto político, institucional y social" para garantizar la sostenibilidad económica en el corto, medio y largo plazo de las prestaciones sociales tanto en lo referente a la lucha contra la exclusión social como en la atención de la dependencia y el envejecimiento.

    Para él, es además, "fundamental huir de falsas demagogias y actitudes populistas", para que "tanto las instituciones como las principales fuerzas políticas" puedan "compartir análisis y buscar acuerdos que perduren en el futuro".

    En su discurso, Bilbao, afirmó también que la lucha contra la exclusión social debe incluir "la persecución del fraude existente" y la corrección de las situaciones que permiten ganar más dinero sin trabajar que trabajando, puesto que según dijo, una economía subsidiada es la semilla de nuestra destrucción".

    El máximo responsable foral aseguró que, como cuarto principio, en el ámbito de la lucha contra la exclusión social habrá que "tratar separadamente lo que debe ser atendido desde el sistema de pensiones, dignificando las carencias existentes, la inserción laboral y la renta básica como última alternativa de vida digna".

    Según indicó, garantizar en el futuro "la universalidad de las prestaciones en materia de dependencia y envejecimiento "requiere el compromiso de solidaridad intergeneracional y de redistribución de rentas".

    Por ello, según dijo, es "necesaria la creación de un fondo al margen de los presupuestos ordinarios o complementario a los mismos que se nutra de nuevas y diferentes aportaciones".

    NECESIDADES Y DEMANDAS SOCIALES

    Un fondo que, para él, deberá ser gestionado desde las instituciones vascas y "su financiación debe provenir de los recursos obtenidos con la creación de un nuevo impuesto, un recargo sobre los actuales o una nueva cotización", porque, según dijo, la "actual estructura de los recursos públicos no va a ser capaz de dar respuesta a las necesidades y demandas sociales".

    Bilbao aseguró que estas propuesta se dirigirán "a todos los niveles institucionales y a todas las fuerzas políticas para intentar seguir construyendo un País solidario y sostenible", dado que, según dijo, la sostenibilidad económica del gasto social debe ser "una prioridad en la acción de gobierno de todas las instituciones, porque sencillamente nos jugamos el futuro de todo el sector público de este País".

    Durante el debate posterior a su discurso y a preguntas de los asistentes, Bilbao insistió en "las alternativas son varias, y socialmente necesarias, aunque no sé si políticamente correcto o incorrecto". Según dijo, "se puede crear un nuevo impuesto, se puede crear un recargo sobre los existentes ir a una fórmula de cotizaciones como existen en el ámbito de pensiones".

    A este respecto, Bilbao dijo no tener "una fórmula cerrada ni una propuesta concreta", pero a su juicio "bastante es con poner encima de la mesa la propuesta y la necesidad", dado que a su juicio es "ineludible abrir un debate político, institucional y social a este respecto, por la cuenta que nos tiene".

    El diputado general afirmó que si se quiere "seguir manteniendo el nivel de prestaciones que tenemos en este momento, eso hay que financiarlo y los que no se puede es mantener legislaciones o propuestas legislativas o normativas para la prestación de nuevos servicios sociales sin tener en cuenta aquello de esto cuánto vale y quién lo paga".

    Bilbao aseguró que hay "tiempo para ello y si en 2010 fuéramos capaces de ser un poquito responsables como dirigentes públicos, tenemos una buena oportunidad en este momento".

    Según dijo, la "reflexión es la misma" en el caso de los otros dos diputados generales y habla de la necesidad del "gran reto de la sostenibilidad en el medio y largo plazo de la sostenibilidad en el medio y largo plazo del gasto social y del mantenimiento del nivel de prestaciones".

    Los asistentes planteaban la posibilidad, "antes de crear un nuevo impuesto, de ir a una fórmula de copago", un sistema del que es partidaria la Diputación, pero "el copago no es suficiente, si queremos garantizar la universalidad en la prestación de un servicio". Para él, la condición suficiente es el "ser capaces de generar recursos para poder financiar los retos del gasto social a medio plazo.

    PRESUPUESTOS DE 2010

    Bilbao aseguró que los Presupuestos forales para 2010 están "condicionados por la situación de crisis que también afecta gravemente a los recursos públicos pero que está sustentado en varios ejes prioritarios", que pasan en primer lugar, el mantenimiento "con todas sus consecuencias", del gasto social.

    Según dijo, el 48 por ciento del presupuesto de gestión propia se destina al Departamento de Acción Social. Además, según Bilbao, se mantienen "todas las inversiones que se consideran estratégicas para el presente y futuro de Bizkaia en diversos campos de actividad, como los accesos a Bilbao por San Mamés, la culminación de la Variante Sur Metropolitana o Supersur, el quinto coche en el Metro, la ampliación en discontinuidad del Guggenheim Bilbao en Urdaibai y del Palacio Euskalduna o el Centro de Inteligencia de Automoción en Amorebieta. Del mismo modo, se recurre al endeudamiento "con prudencia pero sin complejos".

    Bilbao aseguró que el "crecimiento imparable de las necesidades y de las demandas en materia de servicios sociales" obliga "a plantear públicamente la imposibilidad de mantener en el futuro el actual nivel de prestaciones si no se toman medidas al respecto".

    Según dijo, la pretensión no es "reducir o recortar" el actual nivel de prestaciones sociales, sino por garantizar en el futuro su sostenibilidad económica".

    En este sentido, para Bilbao es "evidente que se han perdido dos grandes oportunidades para abordar de una manera seria y rigurosa la sostenibilidad del gasto social" en el caso de la Ley vasca de Servicios Sociales, que "reconoce derechos pero no explica cómo se van a financiar" y la "Ley de la Dependencia, que "tiene la misma carencia con el agravante de que se aprobó con una clara intencionalidad electoral y de que aplicó el gran principio de la teoría económica de que yo invito y tu pagas".

    En la despedida del desayuno, el presidente de Petronor, Josu Jon Imaz destacó "la necesidad" en una situación de crisis de priorizar las políticas sociales en favor de los más débiles, de los más golpeados y de los que más sufren".