7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 16 de agosto de 2019

    Detenidos tres jóvenes en Vitoria tras caer de una fachada que habían escalado para robar un ordenador

    VITORIA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Tres jóvenes de entre 18 y 19 años han sido detenidos por la Policía Local en Vitoria por robar un ordenador de un establecimiento al que habían accedido escalando y por desobedecer y resistirse a los agentes que los arrestaron, después de que dos de ellos sufrieran diversas lesiones tras caerse durante su escalada.

    Los hechos sucedieron sobre las seis y media de la madrugada de este pasado miércoles, cuando una patrulla que realizaba labores de vigilancia escuchó una alarma mientras circulaba por la calle Manuel Díaz de Arcaya, según ha informado este viernes el Ayuntamiento de Vitoria en un comunicado.

    Tras identificar la procedencia del sonido de la alarma, los agentes se dirigieron hacia allí y, una vez en la calle Txikita, se percataron de la presencia de tres varones, a los que reconocieron por varias intervenciones en días anteriores.

    Dos de los jóvenes --según se indica en el comunicado-- "presentaban la zona de la boca ensangrentada", y uno de ellos portaba un ordenador portátil. Tras darles el alto la patrulla, uno de los jóvenes comenzó a huir apresuradamente del lugar, aunque fue interceptado poco después. Sin embargo, este sujeto hizo caso omiso de las órdenes de uno de los agentes y, además, comenzó a forcejear con él, por lo que fue detenido.

    Mientras tanto, los policías que permanecieron junto a los otros dos sospechosos observaron restos de sangre en el suelo de la calle Correría y una barandilla escondida bajo un vehículo allí estacionado.

    DAÑOS EN LA FACHADA

    Tras las investigaciones realizadas en el lugar, comprobaron que los tres jóvenes habían accedido, escalando, al primer piso de un establecimiento; y que, al bajar, se habían caído, produciéndose diversas lesiones.

    Una vez advertido el propietario del establecimiento, este comprobó que le habían sustraído el ordenador que llevaban los presuntos ladrones, y que, además, le habían producido diversos daños en la fachada.

    Los sospechosos fueron detenidos y, antes de trasladar a los heridos a dependencias de Aguirrelanda, los acompañaron al hospital para ser tratados de sus lesiones. Con posterioridad, pasaron a disposición judicial.

    Para leer más