19 de julio de 2019
  • Jueves, 18 de Julio
  • 25 de julio de 2018

    Fuera de peligro el ertzaina que recibió nueve puñaladas cuando intentaba evitar el robo en su casa de Barrika

    Se encuentra "dolorido, pero animado" y, al parecer, la herida más grave, cerca del pulmón, se curará sin que le queden secuelas

    BILBAO, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El ertzaina herido cuando robaban ayer en su casa de la localidad vizcaína de Barrika recibió nueve puñaladas por parte de sus agresores y se encuentra "fuera de peligro", aunque "dolorido" pero también "animado". Al parecer, la herida más grave que sufrió, cerca del pulmón, se curará sin que le queden secuelas, según han informado a Europa Press fuentes cercanas al agente.

    Éste llegó alrededor de las cuatro de la tarde en su casa y, cuando procedió a abrir la puerta del garaje, sorprendió a dos jóvenes robando. Éstos huyeron y el ertzainza les persiguió, dándoles alcance. Al identificarse como policía para proceder a su detención, éstos le agredieron con un objeto punzante, que le clavaron hasta en nueve ocasiones, para darse posteriormente a la fuga. La Ertzaintza logró detenerles.

    El agente ingresó en el Hospital de Cruces con heridas de carácter reservado. Sus allegados han explicado que, aunque ayer se encontraba peor, evoluciona "muy favorablemente", y tras las curas que le realizaron este pasado martes, hoy se encuentra todavía "bastante dolorido, pero animado". "Es una persona alegre, tiene buen ánimo y está bien", ha añadido.

    Por su parte, el Departamento de Interior del Gobierno Vasco ha informado de que los dos detenidos en Berango, de 22 y 24 años, que han sido acusado de homicidio en grado de tentativa, huyeron y fueron perseguidos durante más de tres horas y seis kilómetros en zona rural.
    El rastreo realizado por miembros de la Policía Local de Sopela fue clave para poder lograr esa doble detención.

    Según ha relatado, hacia las cuatro de la tarde de ayer, el agente de la Ertzaintza soprendió a dos intrusos en el garaje de su casa en Barrika con la aparente intención de robar. Al ser sorprendidos, los ladrones huyeron a pie y momentos después el agente inició su persecución a bordo de un vehículo.

    Cerca de las vías del Metro, el agente les dio alcance y, tras identificarse como policía, intentó su detención. En ese momento, se produjo un forcejeo, y el agente recibió nueve pinchazos con algún tipo de objeto punzante, todavía sin localizar, y resultó herido.

    Los asaltantes continuaron su huida mientras eran buscados por varias patrullas de la Ertzaintza y la Policía Local de Sopela. Una patrulla de la Policía Local, que formaba parte del dispositivo establecido, pudo recuperar la trayectoria de los fugitivos.

    Los agentes recogieron información de testigos y localizaron algunas huellas de pisadas. De esta forma, pudieron llegar a la conclusión de que los dos asaltantes habían huido sentido Urduliz y, posteriormente, hacia Berango atravesando calles, caminos y algunas zonas de maleza.

    Esa labor de seguimiento propició que, pasadas las 19.30 horas, los dos sospechosos fueran detenidos en el exterior de una nueva zona comercial de Berango por una patrulla Bizkor de Prevención y Reacción de la Ertzaintza especializada en delincuencia de alto riesgo.

    MÁS DE TRES HORAS DE HUIDA

    Según los agentes intervinientes, los dos arrestados se encontraban 'extenuados' tras más de tres horas de huida. Los detenidos, de 22 y 24 años, son de origen albanés y fueron trasladados a la comisaría de Getxo bajo la acusación de un delito de homicidio en grado de tentativa y robo en vivienda.

    Los arrestados permanecen en las instalaciones de la Policía Vasca hasta que sean puestos a disposición judicial. Los dos cuentan con una antecedentes policiales por hechos contra la propiedad. La investigación continúa y se busca el arma empleada en el ataque.

    Por su parte, el ertzaina herido fue trasladado al hospital de Urduliz y posteriormente al de Cruces con nueve heridas incisas. Al menos dos de ellas son profundas con afección a un pulmón y a un costado. Tras ser atendido en la UCI pasó a una planta donde permanece fuera de peligro.

    Para leer más