21 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

El Gobierno vasco asegura que seguirá construyendo el TAV "por encima de amenazas, sabotajes y campañas orquestadas"

VITORIA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, aseguró hoy que el tripartito seguirá adelante con la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAV) "por encima de amenazas, sabotajes y campañas orquestadas". Además, tras referirse a los sabotajes contra empresas que trabajan en las obras o la concentración de esta mañana de opositores al proyecto frente a la Cámara de Comercio de Gipuzkoa, aseguró que "no aceptaremos la amenaza ni la coacción contra un proyecto que cuenta con el respaldo de la mayoría de la ciudadanía".

Azkarate, que compareció ante los medios de comunicación tras el Consejo de Gobierno semanal, dio a conocer una declaración del Ejecutivo autonómico en torno a la situación de los trabajos de la también conocida como 'Y vasca', tras la adjudicación ayer por parte del tripartito del primer tramo del ramal guipuzcoano.

La portavoz del Gobierno, después de referirse a los ataques contra empresas que participan en las obras y a la concentración frente a la Cámara de Comercio de grupos en contra del TAV, advirtió de que "no aceptaremos la amenaza, el chantaje ni la coacción contra un proyecto que cuenta con la aceptación y el respaldo de la amplia mayoría de la ciudadanía vasca".

En su opinión, "las amenazas, sabotajes y campañas orquestadas" contra el proyecto, que ETA ha fijado entre sus objetivos, "nada tienen que ver con una oposición democrática y legítima a un proyecto que este Gobierno y la mayoría de la sociedad consideran estratégico, y nada tiene que ver con el interés por con la protección del medio ambiente o con la necesidad de un sistema de transporte sostenible".

OPOSICION "LEGITIMA"

Por ese motivo, subrayó que "por encima de amenazas, sabotajes y campañas orquestadas", el Gobierno Vasco "seguirá trabajando codo con codo con la ciudadanía vasca y con sus empresas". Asimismo, reconoció que "existe una oposición minoritaria legítima" al proyecto, que "dispone de cauces democráticos para ejercer esa oposición de manera constructiva, presentando alternativas reales".

Azkarate destacó que las instituciones vascas "son las legítimas representantes de la sociedad vasca y cuentan con el respaldo mayoritario de la ciudadanía vasca, también en el caso de la 'Y vasca'". Por ese motivo, afirmó que "ninguna estrategia de tensionamiento de la sociedad ni ningún intento de desestabilización van a cambiar esa realidad".