9 de agosto de 2020
25 de marzo de 2014

Imputado un joven de 17 años por robar en el domicilio de otro menor, al que acosaba en un centro formativo

BILBAO, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un joven de 17 años ha sido imputado por un supuesto delito de robo en el domicilio de los padres de un compañero, también menor de edad, al que acosaba en el centro formativo en el que estudiaban. La Policía vasca ha arrestado a otros compañeros, de 18 años de edad, por su presunta implicación en el asalto a la vivienda.

Según ha informado el Departamento de Seguridad, la Ertzaintza inició la investigación por un robo ocurrido el 11 de marzo en una vivienda de Bilbao en la que unos desconocidos se habían llevado joyas y dinero.

El desarrollo de las investigaciones le llevaron a localizar e imputar el pasado jueves en Getxo a un joven de 17 años, compañero en un centro formativo de Bizkaia de uno de los hijos de los propietarios de la casa asaltada, también menor de edad.

Al parecer, el ladrón se apropió de las llaves de la casa, aprovechando un descuido de su compañero. Posteriormente, habría cometido el robo en compañía de otro compañero. El segundo implicado, de 18 años de edad, fue arrestado durante la investigación.

Tras la detención, los agentes recuperaron una parte del botín y, gracias al control ordinario de las casas de compraventa de oro, localizaron una pulsera en un negocio de Getxo.

Seguridad ha asegurado que la investigación de este delito "ha permitido aflorar un caso de acoso escolar", ya que el principal implicado en el robo, de 17 años, ha sido imputado penalmente por acosar al compañero.

Según denuncia de la familia, la víctima sufría habitualmente agresiones físicas, amenazas, vejaciones y coacciones en el centro formativo por parte de ese compañero. Además, el agresor amenazaba al resto de la clase para que no se relacionara con la víctima.

El pasado viernes, y tras recibir la denuncia, los agentes formularon una acusación contra el menor, por un delito de amenazas y tres faltas de lesiones, coacciones y vejaciones. El caso pasó después a manos de la Fiscalía de Menores. El centro educativo anunció a la familia la puesta en marcha del protocolo establecido para los casos de acoso escolar.

Para leer más