16 de enero de 2021
26 de agosto de 2018

El secretario general de DDHH del País Vasco dice que todos los presos de ETA deben ser acercados, "hasta los más duros"

El secretario general de DDHH del País Vasco dice que todos los presos de ETA deben ser acercados, "hasta los más duros"
EUROPA PRESS

Cree que es "urgente" exhumar los restos de Franco y servirá para ofrecer "reparación a las víctimas y como medida democrática"

BILBAO, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Derechos Humanos y Convivencia del País Vasco, Jonan Fernández, afirma que todos los presos de ETA deben ser acercados a cárceles de Euskadi, "hasta los más duros" y defiende que debe ser así pero "porque lo dice la ley, no porque lo diga el Gobierno vasco".

En una entrevista al diario El Correo, recogida por Europa Press, indica que conocen las intenciones del Gobierno central respecto a nuevos acercamientos pero desconocen cuál va a ser el siguiente movimiento y espera que "no se demore mucho".

En relación a si los presos deben pedir perdón antes de ser acercados, Fernández defiende que hay que "ajustarse a lo que dice la ley". "Y lo que dice es que ése no es un requisito previo para autorizar un acercamiento. La reinserción es otra cosa, para que los presos obtengan beneficios penitenciarios y progresión de grados sí que se deben cumplir requisitos", explica.

VÍCTIMAS

No obstante, Fernández afirma que la "inquietud y preocupación" de las víctimas es "comprensible" pero "la ley dice lo que dice" y, en este sentido, recuerda que "ni la Constitución ni los reglamentos penitenciarios avalan que el preso deba estar lejos de su entorno".

"Ninguna sentencia incluye como parte del castigo el alejamiento. La dispersión sólo depende del Estado y no perjudica al preso sino a sus familiares", asegura.

Jonan Fernández subraya que algunos colectivos de víctimas están ofreciendo "valoraciones muy generosas que hay que reconocer" en torno a este proceso y añade que las víctimas "tienen un lugar en el proceso de diálogo que debe preceder a los acercamientos". El representante del Gobierno Vasco apunta que en Francia se ha hecho así y es "un modelo a replicar".

No obstante, muestra su respeto por los colectivos de víctimas que advierten de que se movilizarán pero insiste en que hay que atenerse "a lo que dice y no dice la ley".

En este sentido, asegura que el objetivo es que todos los presos de ETA sean acercados, incluidos "los más duros". "Todos los presos, del tipo que sean, deben estar en centros cercanos a su lugar de origen. Pero porque lo dice la ley, no porque lo diga el Gobierno vasco", señala.

Fernández defiende que, tras la disolución de ETA, se está "ante un cambio de época" y se entra en una etapa en la que "es fundamental compartir la convivencia, y para eso hay que dejar atrás la política de trincheras porque nos aleja de la sociedad". A su juicio, "hay que dar un salto".

Ante la postura de los populares por los acercamientos, reconoce que el PP vasco ha sufrido mucho y considera "importante que se sume al cambio de época", por lo que espera que "haga una aportación positiva a la convivencia". "Todo lo que no sea participar en este nuevo tiempo les aleja de la sociedad", señala Fernández, que cree que los "pasos" a favor del acercamiento "se van a poder dar" pese a la postura del PP, Ciudadanos o algunas víctimas.

Fernández niega que los acercamientos sean una concesión del PSOE al PNV por apoyar a Sánchez y afirma que responde a una "demanda real de la sociedad vasca y a una necesidad de ir cubriendo etapas para dejar atrás la historia del terrorismo".

"El asunto de los acercamientos no sale ahora de una chistera como si fuera un conejo, forma parte de un diálogo político permanente y un intento por generar nuevas condiciones para la convivencia. Pero claro, eso necesita que hagamos pedagogía con la sociedad española y dialogar con los recelosos para demostrar que este paso ayuda, que es humanitario y conveniente", indica Fernández, que no ve al nuevo líder del PP, Pablo Casado, en esa línea, por lo que reclama no utilizar "la política penitenciaria y el asunto de la paz y la convivencia en Euskadi como arma arrojadiza".

Por otra parte, en relación a los homenajes a presos, muestra su rechazo por cualquier acto que "suponga enaltecer un pasado de violencia y de vulneración de derechos humanos" porque es "inaceptable".

"Debería existir la sensibilidad suficiente para evitar cualquier convocatoria que pueda herir la sensibilidad de las víctimas, y hacemos un llamamiento a que dejen de producirse este tipo de actos", asegura Jonan Fernández, quien demanda a la izquierda abertzale una "reflexión crítica" sobre el pasado y lo que ha hecho ETA para avanzar en la convivencia y, además, "ayudaría a los presos a avanzar en la vía legal".

LEY DE ABUSOS POLICIALES

Por otro lado, asegura que los cambios pactados con el Gobierno central en ley de abusos policiales para que se retirase el recurso a la misma reafirman "el sentido inicial" de esta norma, que "era y es el de reconocer y reparar a las víctimas".

"El objetivo nunca ha sido el de esclarecer hechos desde el punto de vista judicial o identificar a los culpables. No es un procedimiento que estemos inventando ahora, ya se hace con víctimas de la violencia de género, del franquismo e incluso de ETA", señala.

Ante los recelos de EH Bildu y Podemos, asegura que se les ofreció información sobre esos cambios y fueron receptivos, aunque "luego han lanzado críticas". En todo caso, cree que no habrá problemas con la tramitación.

FRANCO

Por otro lado, sí cree que "urge" exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos "tras tantos años". "Es un gesto muy simbólico y sirve para ofrecer reparación a las víctimas y como medida democrática para la sociedad".

A su juicio, esta decisión responde a una "demanda histórica" de una parte importante de la sociedad que "siente que lo ocurrido en la Guerra Civil y el franquismo no ha sido convenientemente reparado".

Para leer más