18 de junio de 2019
  • Lunes, 17 de Junio
  • 7 de abril de 2014

    El reverendo Good hablará sobre el desarme en Irlanda del Norte

    BILBAO, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

       La Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, Lokarri, ha organizado una conferencia con el reverendo Harold Good --mediador de la paz en Irlanda del Norte, junto al sacerdote católico norirlandés Alec Reid-- sobre la experiencia del desarme del IRA.

       El acto, en el que se presentará también el libro sobre el Foro Social para impulsar el proceso de paz, se celebrará en el Museo San Telmo de San Sebastián el próximo jueves, 10 de abril.

       Recientemente, tras dar a conocer ETA, a través de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), el sellado de ciertas armas, Good pidió al Gobierno español, en una misiva, que respondiera "al pequeño paso de ETA" y "repatriara a los presos" de la banda.

       En la carta abierta, Good afirmó que sabe que ETA quiere llegar "al decomiso total y verificable", y cree que un "impasse" puede "arrastrar" a nuevas generaciones de jóvenes a "nuevos conflictos".

       Tras admitir que, al principio, tras conocer el armamento que había sellado ETA, "estaba sorprendido y decepcionado por la pequeña cantidad de armas y municiones que se puso fuera de uso", ha destacado que "lo que podría parecer un 'gesto teatral' para su Gobierno habrá representado un gran primer paso para una organización militar como ETA".

       "Como en cualquier viaje, los primeros pasos son los más importantes y, a veces, los más difíciles. Para la dirección de ETA, que se haga caso omiso a sus primeros pasos, hace que sea mucho más difícil para ellos seguir con lo que sé que realmente quieren hacer, el decomiso total y verificable de todas sus armas", asegura.

       A su juicio, "en la resolución de cualquier conflicto o disputa existe un principio de 'reciprocidad'". "Si no se aborda en las primeras etapas de un proceso, este va a flaquear y fracasar", aseveró.

       De esta forma, explicó que "esto significa que asumir el riesgo político de aceptar éste y cualquier gesto futuro de ETA hará mucho más posible conseguir lo que todas las personas de buen juicio de todo el mundo anhelan".

       Por ello, pidió la repatriación de los presos y consideró que "lo ideal sería hacerlo en conversaciones con ETA o representantes independientes y de conformidad con los principios europeos de Derechos Humanos". "Haciéndolo así, ganaría el apoyo y el respeto de sus vecinos europeos. En todo esto, soy muy consciente del daño y del dolor de las víctimas de la violencia de ETA. Sus voces deben ser escuchadas", indica.

       Para el reverendo, "lo que más importa es que todas las partes en un conflicto estén dispuestas a hacer lo que es moralmente correcto y defendible". Por ello, rogó al Gobierno central, al igual que a ETA, que consideren esto en su búsqueda de una solución a su conflicto".