25 de mayo de 2020
28 de septiembre de 2018

Loza afirma que el rescate "puro y duro" a la Naval "no es viable"

Destaca que el rescate público "puro y duro no es viable", pero "puede haber algún tipo de ayuda" a Van Oor para que termine la draga

Loza afirma que el rescate "puro y duro" a la Naval "no es viable"
EUROPA PRESS - ARCHIVO

BILBAO, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, ha afirmado que la estrategia para salvar la Naval es que se acabe la draga Alexia y, mientras tanto, ganar tiempo para buscar un inversor "serio". Además, ha asegurado que el rescate público "puro y duro no es viable", pero "puede haber algún tipo de ayuda" al armador holandés Van Oor "para que termine la draga, pero de acuerdo con la normativa comunitaria".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Loza ha reconocido que el astillero "tiene una situación muy complicada" y lo que hay que hacer entre todos "es que en el futuro sea factible y pueda continuar". "Yo no oculto y creo que a nadie se le oculta que la situación es delicada, fruto de una gestión que ha sido manifiestamente mejorable durante todos estos años", ha indicado.

En este sentido, ha recordado que este pasado jueves se reunió con el comité de empresa, al igual que la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y la próxima semana mantendrá un encuentro la ministra, Reyes Maroto.

"La voluntad de todos es tratar de conseguir un acuerdo y un plan de viabilidad que pasa, en primer lugar, de manera urgente y perentoria, por que pueda terminarse la draga Alexia, que en este momento está en el astillero y, con ese margen de tiempo, tratar de buscar un inversor", ha indicado.

A su juicio, ésta es la estrategia en la que coinciden todos. "En los próximos días, después de la entrevista con la ministra, y la reunión que mantendrá la ministra de Industria con la consejera, es establecer ya las acciones concretas que posibiliten, como decía, primero terminar la draga y, luego ya, buscar un inversor, alguien serio, que con un plan inversor también serio, que se inserte dentro de la estrategia de industrialización de la margen izquierda". "Pero creo que a nadie se le oculta que la situación es delicada", ha insistido.

Jesús Loza ha explicado que la política de pedidos, de gestión y financiera de la Naval "no ha sido la mejor". "El juez decidirá si ha sido únicamente una cuestión de gestión u otras cuestiones añadidas, pero no creo que sea, en este momento, lo más importante porque esto ya ha pasado. Lo que hay que hacer es afrontar el futuro, no hacer melancolía del pasado, sino arremangarnos todos y buscar una salida", ha subrayado.

AYUDAS

Según ha apuntado, no están "ni lejos ni cerca" de convencer al inversor de la draga de que permita que se termine el barco. "Lo que tenemos es una tarea que sabemos que no es fácil, pero que, entre todos, no es imposible. Habrá que poner todo tipo de esfuerzos y posibilidades de apoyo, siempre, evidentemente, como le dijimos ayer al comité, dentro de lo que la UE permite en cuanto a ayudas", ha manifestado.

El delegado del Gobierno ha afirmado que son conscientes de que el armador holandés Van Oord "puede hacer alguna petición". "Veremos qué se puede haber para atender esa petición", ha reiterado. A su juicio, el rescate público "puro y duro no es viable", pero "puede haber algún tipo de ayuda al armador a la hora de convencerle para que termine la draga, pero de acuerdo con la normativa comunitaria".

"Hay posibles inversiones que han visitado la Naval, pero solo para conocerla. Hay algún tipo decontacto, pero todavía nada en firme y no se trata solo de que haya contactos, sino voluntades por parte de ellos de quererse hacer con el astillero, y de momento, hasta lo que yo sé no las hay", ha dicho.

Loza ha señalado que existe un plazo de alrededor de un mes y medio o dos meses "para tratar el tema más urgente, que es el de se termine la draga ya". "Si en ese tiempo somos capaces de desbloquear esa cuestión, ya tendremos prácticamente 20 meses aproximadamente para, ya con tiempo y con calma, buscar o ayudar a buscar un inversor que se haga cargo de la Naval. Esos son los plazos, uno es urgente, y el otro, el más importante de cara al futuro, es la búsqueda de un inversor", ha indicado.

Acabar el barco sería, a su entender, "un balón de oxígeno muy importante, no solo desde el punto de vista del mantenimiento del empleo, sino también una señal a futuro a los inversores de que el astillero puede ser, con una buena gestión, perfectamente competitivo".