6 de abril de 2020
5 de octubre de 2018

Más de 100 mujeres aportan 379 litros al banco de leche materna de Euskadi en su primer año de andadura

En un año se han distribuido más de 1.700 biberones para bebés prematuros o de bajo peso

Más de 100 mujeres aportan 379 litros al banco de leche materna de Euskadi en su primer año de andadura
IREKIA

BILBAO, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un total de 102 mujeres han aportado cerca de 370 litros de leche materna al Banco de Leche Materna de Euskadi, que abrió sus puertas el 4 de octubre de 2017 para ofrecer la mejor alimentación posible, por prescripción médica, a grandes prematuros (bebés de menos de un kilo y medio de peso), o nacidos antes de las 32 semanas, que no pueden beneficiarse de la lactancia materna.

Hasta la fecha, con los 370 litros de leche materna donados se han preparado más de 1.700 biberones, lo que ha permitido cubrir en todo momento las necesidades de las Unidades de Neonatología.

El consejero de Salud, Jon Darpón, ha mostrado su satisfacción por la buena respuesta que está teniendo el banco y ha agradecido "la entrega y dedicación de las donantes". "Estas 102 madres son el mejor ejemplo de la generosidad, el altruismo y la solidaridad que caracterizan a la sociedad vasca. Con su aportación desinteresada hacen posible la correcta nutrición de recién nacidos y bebés en situaciones de vulnerabilidad y eso es algo que merece todo nuestro reconocimiento", ha manifestado.

Por territorios, Bizkaia acumula el mayor número de donantes (58), seguida de Gipuzkoa y Álava (con 22 donantes cada territorio). La leche se recoge en los hospitales de Basurto, Cruces, Donostia, Txagorritxu, así como en otros cuatro nuevos puntos de recogida de la red del Centro Vasco de Transfusiones y Tejidos Humanos (CVTTH). A continuación se envía al banco, ubicado en el CVTHH, junto al Hospital de Galdakao, para su posterior tratamiento.

El proceso está sometido a rigurosos controles de seguridad para garantizar que el alimento esté en condiciones óptimas, no sólo a nivel microbiológico, sino también en cuanto a la cantidad de nutrientes esenciales que aporta. De los 370 litros recibidos en los últimos doce meses sólo se han desechado 51.

Así mismo, todas las mujeres participantes se someten a un estudio y una analítica previa a las donaciones, para descartar enfermedades transmisibles u otros problemas de salud, así como el consumo de sustancias tóxicas o prácticas poco saludables.

Para una mayor garantía, la leche ya analizada se pasteuriza a 62 grados, se vuelve a analizar y, si es apta, se congela a 80 grados bajo cero para su almacenaje y su posterior distribución, en función de las necesidades, a las unidades de neonatología de la red pública vasca.

CÓMO DONAR

Puede donar cualquier mujer sana que esté amamantando sin dificultad y que haya sido madre, desde tres semanas a seis meses antes. Las personas interesadas sólo tienen que contactar con el Banco de Leche Materna de Euskadi, a través del correo electrónico bancolecheeuskadi@osakidetza.eus o consultar con su pediatra, profesional de enfermería o matrona.

Tras concertar una cita para analizar sus hábitos y antecedentes y para descartar enfermedades transmisibles, comienza el proceso. Cada madre, una vez que ha amamantado a su bebé, extrae la leche sobrante, la guarda en el congelador y la entrega en los 15 días siguientes.

BENEFICIOS DE LA LECHE MATERNA

Por sus múltiples beneficios, la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF y las Sociedades Científicas implicadas en el cuidado de los bebés (Academia Americana de Pediatría, Sociedad Europea de Nutrición Pediátrica) recomiendan la alimentación al pecho exclusiva durante los primeros seis meses de vida y, junto con otros alimentos, hasta los dos años o hasta que la madre y el hijo lo deseen.

Según dichas organizaciones, cuando no se dispone de leche de la propia madre la mejor alternativa es la donada, porque la leche materna de banco ofrece una nutrición óptima al lactante, le inmuniza frente a enfermedades infecciosas y previene la enterocolitis necrotizante, una afección intestinal grave en los recién nacidos.