10 de diciembre de 2019
25 de junio de 2009

Médicos Sin Fronteras hace un llamamiento a los gobiernos para tratar la desnutrición aguda infantil

BILBAO, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) hizo hoy en Bilbao un llamamiento a los diferentes gobiernos para tratar la desnutrición aguda infantil, una emergencia que, según explicó, amenaza a 55 millones de pequeños en todo el mundo.

Desde la organización quisieron demostrar que existen soluciones para hacer frente al impacto de la desnutrición, de la que tratan anualmente a unos 150.000 niños en países como Níger, Etiopía, Uganda, Somalia, República Demopcrática del Congo, Chad o India.

MSF llega a Bilbao con una exposición itinerante 'Desnutrición Infantil: una emergencia médica desatendida', en la que el visitante conoce de primera mano cómo se organiza en terreno la respuesta humanitaria a una crisis nutricional; desde la llegada de un niño a un centro nutricional, hasta cómo se mide su grado de desnutrición y en qué consiste la alimentación terapéutica, entre otros.

La exposición se enmarca en la Campaña contra la Desnutrición Infantil que MSF desarrolla desde hace un año, con el fin de informar sobre "las dramáticas" consecuencias de una emergencia, "evitable" y, sin embargo, "desatendida", que cada día se cobra la vida de más de 10.000 niños, y movilizarla para reclamar cambios en las políticas de ayuda alimentaria diseñadas por agencias internacionales y países donantes como España.

ALIMENTOS TERAPÉUTICOS

Según explicó la delegada de la organización en el País Vasco, Alma Saabedra, que actualmente, gracias a la nueva generación de alimentos terapéuticos listos para usar (RUTF, 'ready-to-usetherapeutic food') se puede tratar "con eficacia" a los niños enfermos de desnutrición, ya que contienen los 40 nutrientes esenciales que necesitan y aportan 500 kilocalorías.

No obstante, la delegada aseguró que, a pesar de su "demostrada eficacia", en la actualidad los RUTF sólo llegan un 9 por ciento de los 19 millones de niños amenazados por la desnutrición aguda severa en el mundo.

Asimismo, aseguró que los programas de ayuda alimentaria "ignoran la evidencia científica" y siguen suministrando mezclas de harinas enriquecidas exclusivamente de origen vegetal, a pesar de que no sirven para curar la desnutrición aguda severa.

De ahí, explicó, que se dé la "terrible paradoja" de que en lugares donde la ayuda llega y se contiene el hambre, los niños continúen muriendo por desnutrición.

Por su parte, y gracias a su experiencia en el terreno, la enfermera de MSF, Juncal González Carmona aseguró que este tipo de alimentos al no necesitar agua para su preparación, presentar una larga caducidad y ser dispensados en paquetes individuales, "son sencillos de usar en entornos conrecursos limitados"

Otra ventaja de este tipo de alimentos es que en caso de que el niño no presente otras complicaciones, puede ser tratado en su domicilio, bajo la supervisión de sus madres o cuidadores, es decir de forma ambulatoria y sin necesidad de hospitalización, lo que permite a los proyectos nutricionales "ampliar su radio de alcance y multiplicar la cifra de niños tratados".

PRODUCCIÓN ESCASA

Los alimentos terapéuticos también tienen un inconveniente: son caros. En la actualidad, según aseguró González Carmona, Francia es quien produce la mayor parte y el resto en algunos pequeños países de África.

Esta escasa producción, en opinión de MSF, por "falta de voluntad política" provoca que los precios sean altos. Por ello, desde la organización hacen un llamamiento a los gobiernos para que promuevan la producción de este tipo de alimentos, ya que, al "aumentar la competencia, disminuirán los precios y aparecerán genéricos".

La enfermera experta en el tratamiento de este tipo de patologías dijo que tratar la desnutrición de un niño con este tipo de alimentos es "caro". Según explicó, el niño debe comer tres sobres de este preparado alimenticio tres veces al día durante cuatro semanas, lo que cuesta 39 euros. "Aparentemente no es caro", pero teniendo en cuenta que hay 55 millones de niños a los que tratar "sí lo es".