22 de enero de 2021
27 de noviembre de 2020

Las obras del Parque de Bomberos de Zalla concluirán en marzo de 2021 y estará operativo para el próximo verano

Las obras del Parque de Bomberos de Zalla concluirán en marzo de 2021 y estará operativo para el próximo verano
Nuevo parque de bomberos de Zalla - DIPUTACIÓN BIZKAIA

Multiplicará por cuatro el tamaño del anterior y atenderá a 2.000 personas de una decena de municipios de la comarca de Enkarterri

BILBAO, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El nuevo Parque de Bomberos de Zalla estará plenamente operativo en verano de 2021 y prestará servicio a una decena de municipios de la comarca de Enkarterri, con una población estimada de 32.000 personas. La finalización de las obras de construcción está prevista para marzo de 2021 y su plantilla estará compuesta por seis cabos, 30 bomberos y dos sargentos, coordinados por un jefe de zona en Urioste.

Así lo ha dado a conocer el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, quien ha visitado este viernes las nuevas instalaciones y ha adelantado que las obras van cumpliendo plazos "sin retrasos", incluso tras haber estado paralizadas 10 días durante el confinamiento.

El nuevo parque está ubicado en una parcela de 4.800 metros cuadrados situada en el barrio Gallardi, junto al nudo de acceso al Corredor del Kadagua. Sustituirá al ya existente, que data del año 1974 y está situado más al oeste, en el límite entre Zalla y Balmaseda y las nuevas instalaciones multiplicarán por cuatro el tamaño del anterior, que era, junto con el de Busturialdea, el más antiguo de los ocho que componen el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Bizkaia.

El diputado general ha remarcado que la nueva infraestructura dará servicio a la comarca de Enkarterri "desde una localización más céntrica" dentro de la propia comarca y, también, "más cercana a la mayor parte de la población y las zonas industriales", lo que permitirá, tal y como ha destacado Rementeria, "reducir el tiempo de respuesta ante las incidencias".

Rementeria ha resaltado que, en el contexto actual, el avance de estas obras de construcción "es una gran noticia" porque este nuevo parque de bomberos "representa las ganas de seguir peleando de esta Diputación, las ganas de mejorar Bizkaia y la igualdad de oportunidades". Si bien ha reconocido el daño que la Covid-19 está provocando, "no va a pararnos porque este parque representa también una victoria sobre el virus", ha subrayado.

GANAR TIEMPO DE RESPUESTA

Con la nueva ubicación, además de proporcionar unas instalaciones modernas y capaces de ubicar con comodidad los medios con los que cuenta el actual parque de bomberos comarcal, "se gana en tiempo de respuesta para acudir a un siniestro".

Por una parte, el parque se ubica junto al corredor, una vía rápida y fluida, de primera magnitud, y, por otra, se sitúa más cerca de donde se han ido desplazando, en los últimos años, los núcleos principales de población, el denominado centro de riesgo poblacional. Al estar situado en las inmediaciones del corredor del Kadagua, cuenta con buenos accesos a todos los municipios del entorno en ambos sentidos.

Además de facilitar la rápida movilización de los equipos de bomberos, en caso de aviso de emergencia, su emplazamiento hará más seguro el acceso a los vehículos y la puesta en marcha de las salidas para intervenir en siniestros. Así mismo, va a facilitar el estacionamiento y los movimientos de los vehículos pesados de emergencia y su acceso a vías rápidas de comunicación.

Igualmente, mejorará la seguridad de las personas, los bienes y el medio ambiente en los siniestros de protección civil en los que se vean implicados y tengan que intervenir efectivos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la Institución foral.

El nuevo parque de Zalla dispondrá de un edificio principal de 815 metros cuadrados útiles, frente a los aproximadamente 200 que tiene el actual de Balmaseda. Dividido en dos plantas, en la baja se situarán el puesto de guardia, oficinas, vestuarios y aula, mientras que en la primera estarán las habitaciones, zonas de estancia y el gimnasio.

EDIFICIO FUNCIONAL

Todo el edificio se ha diseñado poniendo especial atención a la funcionalidad, de forma que se minimicen los tiempos de respuesta ante un incidente. El edificio contará con la máxima calificación energética (A), con un servicio de calefacción y refrigeración que utilizará energía geotérmica y un sistema de suelo radiante.

En el exterior, se ubicará el garaje, con una estética más industrial, que también duplica el tamaño de las instalaciones actuales. Albergará los vehículos que componen la dotación de parque: una autobomba urbana, otra forestal y otra nodriza, una autoescala, un furgón, un todoterreno y un vehículo de jefatura; además de una zona de almacén para equipamiento y herramientas como cuchillas quitanieves, bombas, carros de arena o esparcidores de sal. También el área de entrenamiento y maniobras será más grande, incluyendo una torre de ejercicios de planta baja más cuatro plantas.

En cuanto a personal, el nuevo parque de bomberos de Zalla contará con la misma dotación del actual: seis cabos, 30 bomberos y dos sargentos, coordinados por un jefe de zona en Urioste. Desde las nuevas instalaciones, atenderán a una población de unas 32.000 personas de una decena de municipios de una comarca de 429 kilómetros cuadrados de extensión y vendrán a realizar unas 300 intervenciones al año.