12 de diciembre de 2019
  • Miércoles, 11 de Diciembre
  • 20 de diciembre de 2010

    Ocho presos de Nanclares dicen que en Batasuna y las cárceles se dan "pasos para cerrar el ciclo de lucha armada"

    Afirman que "sirve de poco hablar de tregua permanente y verificable si no se ha tomado la decisión de dejarlo"

    BILBAO, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Ocho presos de Nanclares, que cumplen condena por pertenencia a ETA y que se autodenominan "Presos comprometidos con el Irreversible Proceso de Paz", manifiestan su convicción de que tanto en Batasuna como en las cárceles "se están dando pasos para cerrar el ciclo de la lucha armada", que tiene que "terminar" porque está "fuera de lugar". Asimismo, añaden que "sirve de poco hablar de tregua permanente y verificable si no se ha decidido dejarlo definitivamente".

    Estas reflexiones se contienen en una entrevista del diario Deia-Grupo Noticias, al colectivo, integrado por Joseba Urrosolo Sistiaga, Kepa Pikabea, Carmen Gisasola, Jurgi Oteiza, Andoni Alza, Rafa Caride Simón, Ibon Etxezarreta y Josu García Corporales.

    A su juicio, aunque "lentamente", se están dando pasos concretos de cara a un cambio de ciclo, pero creen que "sin la claridad y contundencia necesarias en la escenificación del fin de una etapa".

    Preguntado por si les parecen suficientes los pasos dados, indican que "de puertas afuera podrían serlo", pero manifiestan su impresión de que de puertas adentro "algunos aún no han terminado de asumir que no sólo hay que cerrar el ciclo de la lucha armada, sino que hay que plantear las cosas con otra mentalidad".

    El grupo de reclusos ve importante que hasta Arnaldo Otegi asumiera en la entrevista a El País que la decisión tiene que ser "unilateral e irreversible" y lamentan que se haya decidido "tarde y mal" reconducir la situación.

    Los ocho presos consideran que el fracaso de otros procesos, la actitud de la sociedad y de la base de la propia izquierda abertzale respecto a la lucha armada llevaron a Batasuna a abrir un periodo de reflexión.

    En este sentido, señalan que ETA deberá asumir que, desde la propia base social de la izquierda abertzale, se le esté diciendo que no puede seguir con la lucha armada y deberá plantear el cese de su actividad, de manera "irreversible". "A estas alturas sirve de muy poco hablar de una tregua permanente y verificable si no se ha tomado la decisión definitiva de dejarlo"", añaden

    "DEJAR LA LUCHA ARMADA"

    Los presos indican que nos encontramos con una organización que "ya ni puede tener actividad como tal", ya que hasta desde Batasuna "le están diciendo que si hacen algo se quedarán fuera de la izquierda abertzale". "Y si se ha decidido dejar la lucha armada, desactivada ya de facto, tampoco sirve de nada adornarlo como tregua permanente o tregua verificable como si aún se dejara la puerta abierta a una ruptura de dicha tregua. Es absurdo", señalan.

    En este sentido, afirman que lo que está en juego es saber si se ha tomado la decisión de dejar definitivamente la lucha armada o no. Respecto a si consideran que ETA va por un camino y Batasuna por otro, o, por el contrario, van juntas, responden que "ni lo uno ni lo otro".

    Los citados presos añaden que la ruptura de Loiola fue "especialmente traumática" entre los que participaron por parte de ETA y Batasuna debido a las diferentes posturas que mantuvieron. "A raíz de aquello unos se empeñaron en seguir con la lucha armada y otros, tanto en Batasuna como en las cárceles, han dejado de limitarse a aceptar 'lo que viene de arriba' y se están dando pasos concretos para cerrar el ciclo de la lucha armada", agregan.

    En su opinión, las asambleas en los pueblos se plantearon para tener legitimidad "ante los que quieren seguir con la lucha armada". El grupo de reclusos cree que "desgraciadamente" los ritmos de la izquierda abertzale de ETA no son los mismos.

    "Batasuna quiere y necesita pasos más rápidos y más concretos, mientras que desde ETA se están adaptando tarde y de forma forzada a la situación que se les plantea", añaden.

    Además, indican que, desde Batasuna se están planteando los pasos con "excesiva cautela" argumentando que hay que "evitar escisiones" cuando, a su juicio, "la mejor manera de evitar escisiones en ETA, o que algunos restos continúen, es precisamente que Batasuna plantee el cambio de ciclo como algo definitivo e irreversible". Ello sería la "mejor manera" de evitar que algunos continúen con la lucha armada.

    El grupo de reclusos manifiesta que Batasuna, "más que convencer o condenar", tendría que dar "el paso decisivo para no dejar espacio a los que quieren seguir utilizando la lucha armada". En su opinión, lo deben hacer "cuanto antes, mejor", porque seguir "dando largas solo sirve para alargar el sufrimiento".

    Preguntado por las consecuencias que tendría que la izquierda abertzale se quedará fuera de las instituciones tras las elecciones, indican que lo que está en cuestión es cerrar el ciclo de la lucha armada "para poder avanzar por vías exclusivamente políticas". "¿Que eso permite a Batasuna estar en las próximas elecciones? Pues muy bien, pero el objetivo no es ni puede ser estar en las elecciones, porque, entonces, algunos seguirían planteando: "¿Cómo se va a dejar tantos años de lucha armada solo para poder participar en unas elecciones?". Y en eso tendrían razón", añaden.

    "FUERA DE LUGAR"

    Por ello, aseguran que el tema hay que plantearlo "claramente" y es que la lucha armada "se tiene que terminar porque no tiene sentido y porque está fuera de lugar".

    Además, indican que, al margen de lo que plantee el Estado, lo que importa es que "ahora es ya la propia militancia de Batasuna la que ha dicho a ETA que tiene que cerrar el ciclo de la lucha armada para poder afrontar un nuevo proceso político".

    No obstante, cree que el Estado tendría que "facilitar y no dificultar" la legalización de Batasuna, que "tiene que ser" una formación legal y estar en las instituciones para poder afrontar "un final serio" del ciclo de la lucha armada y de sus consecuencias

    A su juicio, ETA y el Estado español deben centrarse, "de la manera más seria y más sensata posible", en el cierre del ciclo de la lucha armada, en su desaparición.

    POLITICA PENITENCIARIA

    En relación a la política penitenciaria, creen que la dispersión "no ayuda en nada" y que agrupar a los presos ayudaría, "de manera importante", a este proceso de cambio porque la actual política penitenciaria "sólo favorece a los que no quieren abrir un nuevo ciclo". Asimismo, han señalado que los presos deben dejar atrás "el papel de mero espectador y dar pasos a favor del cambio de ciclo".

    A su juicio, en las cárceles una mayoría de presos piensa como ellos y añaden una cosa es lo que dicen los comunicados oficiales que se emiten en nombre de todos los presos y "otra la realidad de lo que se habla en los patios de las cárceles".

    "Entre los compañeros conocemos a muchos que piensan como nosotros, sobre todo los que conocieron desde dentro lo que fue ETA. Esos nos respetan. Otros nos criticarán como están criticando ahora a los dirigentes de Batasuna por decir que rechazan la violencia o por dar su opinión, estando presos, en la prensa española al margen de lo establecido en el Colectivo", agregan.

    Por último, en relación al acuerdo de Gernika cree que hay que preguntarse por qué el Colectivo de Presos no ha firmado aún el texto y , en cambio Etxerat y Batasuna sí. A su juicio, el día en que los presos se impliquen y se comprometan a favor del proceso irreversible de paz, "se dará sin duda alguna el paso definitivo hacia la solución del conflicto".

    "¿Cómo es posible que se vayan a aceptar los requisitos que marca la ley en el tema de la legalización como partido político para participar en las elecciones y los presos que llevan tantos años de cárcel no puedan hacer lo mismo para salir en libertad? ¿Hasta cuándo se va a seguir así?", añade.

    Por otra parte, valoran la presencia de las viudas de ertzainas asesinados por ETA en el acto de homenaje a Brouard y Muguruza y consideran conveniente "dar pasos en el mismo sentido" desde la izquierda abertzale.