8 de agosto de 2020
4 de abril de 2008

El País Vasco pasa del 4º al 7º puesto de las Comunidades Autónomas en Ayuda Oficial al Desarrollo para la salud

Pese a estar situada entre las primeras comunidades, Euskadi dedica "sólo un 5,97% de su Ayuda Oficial al Desarrollo" al sector salud

SAN SEBASTIAN, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El País Vasco ha pasado del 4º al 7º puesto de las Comunidades Autónomas en 2006 con respecto al año anterior en Ayuda Oficial al Desarrollo, según se desprende de un informe realizado en 2007 por las organizaciones Prosalus, Medicus Mundi y Médicos del Mundo .

El responsable de investigación y proyectos de Medicus Mundi, Carlos Mediano, presentó hoy en San Sebastián el resultado del informe elaborado en 2007 sobre 'La salud en la cooperación al desarrollo y a la acción humanitaria' acompañado del miembro de Prosalus, Josean Etxeberria, el coordinador de Médicos del Mundo, Alfonso Roncero y el representante de Medicus Mundi en Gipuzkoa, Jesús Agirre, y que revela que la CAV descendió al 7º puesto de las CC.AA en Ayuda Oficial al Desarrollo para la salud.

De esta manera, la CAV destinó en 2006 un total de 1.709.525 euros, lo que situó a Euskadi como la séptima comunidad autónoma, "si se computa en relación a las cantidades brutas que se dedican a este sector". No obstante, lo representantes matizaron que para conocer el interés real por el sector, "es necesario analizar el porcentaje de Ayuda al desarrollo que se destina a la salud cada comunidad".

En esta ocasión, el País Vasco destina un 5,97% de su porcentaje total de ayuda al desarrollo, lo que la sitúa en el penúltimo lugar y refleja "un escaso interés por la salud, y un mayor alejamiento del 15-20% que las ONGs solicitamos con el objetivo de poder cumplir los Objetivos del Milenio en salud".

Según Mediano, cada comunidad "dedica parte de su presupuesto a diferentes sectores, como por ejemplo educación", aunque "es prioritario que la población mundial goce de buena salud, ya que ésta forma parte de los motores de desarrollo".

El informe revela que la cooperación autonómica vasca "apuesta por la salud básica, a la que destina el 63% de los recursos derivados a salud; seguida de la salud general, con un 20%, y de la salud sexual y reproductiva, con un 17%". A juicio de las organizaciones autoras del informe, es "conveniente que se otorgue más peso en las partidas a este último subsector, ya que, entre otras cosas, la salud sexual y reproductiva supone el 18% de la carga por enfermedad total en el mundo".

En cuanto a la distribución geográfica, la cooperación vasca en salud " un 69% está orientada hacia América Central y del Sur, mientras que África subsahariana, qué es la región con mayores problemas en le campo de la salud, sólo recibe un 13% de la ayuda dedicada a salud". Asimismo, los miembros de las organizaciones criticaron que "se destina muy poca ayuda, sólo un 12% a los países menos adelantados, mientras que a países de rentas medias-altas, que tienen una mayor capacidad de respuesta para sus problemas de salud destina tres veces más, un 37%".

Asimismo, se ha realizado un balance un balance de los últimos cinco años de la cooperación vasca en salud, que "muestra una gráfica con incrementos y bajadas muy notables", una situación "nada favorable para los países receptores, ya que no tienen una continuidad para poder realizar proyectos de futuro".

MEJOR ORIENTACIÓN

Mediano aconsejó a las instituciones y entes públicos donar "una ayuda más predecible, con unas previsiones presupuestarias a medio plazo en el sector salud que permitan evaluar el compromiso real con los distintos sectores de salud", ya que a su juicio, es "fundamental concretar una estrategia de salud que permitiera dar coherencia al trabajo en el sector".

Asimismo, animó a "incrementar su presupuesto en AOD y específicamente en salud, para acercarse a las cifras necesarias para el cumplimiento de los Objetivos del Milenio" y "orientar más su ayuda hacia las regiones más empobrecidas, que son las que tienen mayores problemas de salud, y específicamente hacia África subsahariana".

A nivel sectorial, "aunque no está mal orientada, debería aumentar su compromiso con la Salud Sexual y Reproductiva", ya que "todavía fallecen miles de personas a consecuencia de enfermedades de transmisión sexual y mujeres embarazas".

"Como el resto de CCAA, debe trabajar los procesos de coordinación en salud para que las acciones en este campo sean más eficaces y de mayor impacto", concluyó.