20 de octubre de 2020
6 de febrero de 2020

El Palacio Miramar de San Sebastián acoge la pieza de Richard Serra 'Five plates counter clockwise'

El Palacio Miramar de San Sebastián acoge la pieza de Richard Serra 'Five plates counter clockwise'
Obra de Richard Serra en San Sebastián - AYTO. SAN SEBASTIÁN

Goia cree que con esta obra "enriquecemos todavía más la ciudad desde el punto de vista de patrimonio artístico"

SAN SEBASTIÁN, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los jardines del Palacio Miramar de San Sebastián acogen desde este jueves la pieza de Richard Serra 'Five plates counter clockwise' ('Pentágono en sentido contrario al de las agujas del reloj'), de 1987, tras la firma hace unos meses de la cesión en depósito de esta obra.

El alcalde donostiarra, Eneko Goia, la directora del Museo San Telmo, Susana Soto, y el concejal de Cultura, Jon Insausti, acompañados por representantes de las galerías que han realizado la cesión, han acudido a la instalación, en el lado oeste, junto a la entrada a palacio y sobre el pavimento de gravilla de la parte trasera.

Se trata de una escultura que está formada por cinco planchas de acero laminado en caliente de 1,70 metros de altura, 2,5 metros de largo y cinco centímetros de grosor, ligeramente inclinadas, sugiriendo una sensación de movimiento contrario a las agujas del reloj y formando en el centro un espacio inaccesible en forma de pentágono.

Cada plancha pesa 1.700 kilos, por lo que el peso total de la pieza es de 8.500 kilos. Según el Ayuntamiento donostiarra, "se ha previsto una intervención respetuosa y reversible en grado máximo, ya que el palacio Miramar y el parque que lo rodea son por el Real Decreto 265/1984 de 17 de julio Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional, (declarado en 1974 y ratificado por Gobierno Vasco en 1984) y cuentan con la máxima protección urbanística".

En declaraciones a los periodistas, Eneko Goia ha considerado que el resultado de la instalación de la obra es "magnífico" y ha recordado que, pese a que finalmente se ha colocado en los jardines del Palacio Miramar al ser "un lugar controlado en el que la escultura esté bien protegida", al final se ha convertido en "una ubicación ideal".

A su juicio, la ubicación concreta que ha determinado el museo San Telmo "es perfecta desde todo punto de vista porque, además de mirar a la bahía y dialogar en cierta forma con otras creaciones artísticas que tenemos y que vamos a tener en este ámbito, también tiene una relación con el propio palacio".

"Es un elemento clásico frente a un elemento que no lo es. Además, el colocarlo en una zona que es de piedra y no sobre la hierba, que era otra de las opciones que podrían haberse barajado, permite circular alrededor de la propia obra, que es un elemento fundamental para el propio artista", ha afirmado el alcalde, quien se ha mostrado convencido que con esta escultura de Serra "enriquecemos todavía más la ciudad desde el punto de vista de patrimonio artístico y es una buenísima aportación que es muy bienvenida".

OPERACIÓN "COMPLEJA"

Por su parte, Susana Soto ha explicado que el traslado y colocación de la obra ha resultado "muy complejo" ya que, por un lado, "hay toda una tramitación administrativa muy compleja porque la pieza viene del extranjero" y, por otro, "a nivel técnico es una pieza que viene totalmente desmontada, que pesa 8.500 kilos y que ha llegado hoy a las ocho de la mañana".

La directora del Museo San Telmo ha precisado que se ha llevado una preparación previa a través de planos y también se ha creado "una infraestructura hormigonada" porque la pieza de Serra "tiene que estar muy bien sustentada, sobre todo porque las planchas están inclinadas".

Soto ha detallado que el proceso para la llegada de esta obra de Richard Serra a la ciudad se remonta a hace tres años, cuando los propietarios de la pieza proponen a San Telmo dejar en depósito en el museo dos piezas de gran tamaño. "Una de ellas es la estela de Chillida que actualmente está ubicada en el claustro de San Telmo y otra es una pieza de Serra", ha apuntado.

El museo donostiarra mostró su interés por ambas, pero en el caso de la de Serra hubo que buscar una ubicación porque dentro del propio San Telmo no era "viable". La plaza Zuloaga era otra de las posibilidades, "por mantener esa vinculación con el museo", pero también fue descartada, entre otros motivos, para que "por la noche la pieza estuviera un poco protegida".

Por ello, en colaboración con el Ayuntamiento y teniendo la conformidad de los propietarios, se decidió dar "tratamiento de escultura pública" a esta obra de Richard Serra y ubicarla, entre otras opciones planteadas en la capital guipuzcoana, en el Palacio Miramar.

Susana Soto ha explicado que 'Five plates counter clockwise' se incorporará ahora al Atlas de esculturas públicas de la ciudad y ha señalado que, aunque se ha firmado un plazo de dos años de estancia, "la intención es que la pieza permanezca muchos años" en San Sebastián.

Finalmente, ha confiado en que se "anime a mucha gente a visitarla" porque, según ha dicho, "la verdad es que es una pieza fantástica de Serra, de los primeros años en los que trabaja en este tipo de esculturas".

Para leer más