8 de marzo de 2021
8 de septiembre de 2008

Día 8.- Emoción y gratitud dominan los discursos de los diez galardonados con las Medallas de Extremadura 2008

MÉRIDA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las palabras gratitud y emoción dominaron hoy los discursos de los diez galardonados con alguna de las Medallas de Extremadura 2008, máximos galardones concedidos por la Comunidad Autónoma que se entregaron esta noche en un acto solemne en el marco del Teatro Romano de Mérida.

El acto de entrega estuvo presidido por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, acompañado en el escenario principal por el presidente de la Asamblea, Juan Ramón Ferreira; el alcalde de Mérida, Ángel Calle; y los presidentes de las diputaciones de Badajoz, Valentín Cortés, y Cáceres, Juan Andrés Tovar.

Los galardonados de este año son Caja Rural de Extremadura; Congregación de 'Hermanas de la Cruz'; la cantante Soraya Arnelas; el restaurante 'Atrio'; la poetisa Pureza Canelo; el ex presidente de la Federación Extremeña de Fútbol, Juan Espino; el presidente de la Federación Española de Baloncesto, José Luis Sáez; el presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio; y las entidades AFAL y Cermi Extremadura, dedicas al apoyo y cobertura de los enfermos de leucemia y los discapacitados, respectivamente. Además, este año, fuera del acto de hoy, se entragaron dos medallas especiales, concecidas al ex presidente regional, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y a la Reina Doña Sofía.

IMPORTANCIA DE "LO PEQUEÑO"

Como primer galardonado tomó la palabra el presidente de Caja Rural de Extremadura, Mariano Señorón, quien resaltó en su intervención la importancia dada por la Junta de Extremadura "al valor de lo pequeño, puesto en valor como estímulo de trabajo" para la entidad financiera.

Señorón concluyó su intervención poniendo en valor el "gran cambio experimentado por Extramdura donde en la actulidad se pueden cumplir los sueños gracias a las oportunidades económicas que ofrece".

En este mismo sentido se pronunció José Luis Sáez, quien además de dedicar el premio a su familia, quiso destacar "como entre todos los extremeños se ha logrado cambiar la realidad de la región, de forma que ahora se puede construir desde Extremadura sin tener que marcharse", como él tuvo que hacer en su día, recordó.

En nombre de las Hermanas de la Cruz recogió la Medalla de Extremadura María Francisca Rosa, quien además de agradecer este reconocimiento destacó "el valor, entrega y generosidad" de estas religiosas hacia los más necesitados en la región, el resto de España y otros países.

En nombre del afamado 'Atrio' intervino uno de sus fundadores José Polo, que tuvo unas emotivas palabras de recuerdo para todas las personas que han formado el equipo de trabajo del restaurante cacereño, en particular el ya fallecido Juan González, con las que se ha "llevado a cabo un trabajo ilusionate para dar bienestar" a sus visitantes.

La cantante Soraya Arnelas dijo ver "cumplido su deseo de actuar" en el escenario del Teatro Romano y agradeció la "palmadita en la espalda" que supone este galardón para su carrera.

La poetisa natural de Moraleja, Pureza Canelo, subrayó como la tierra extremeñna "había sido la patria de su infancia" y como su "la simbología del medio rural" había llenado su "universo de creación".

RADICALMENTE EXTREMEÑO

Uno de los momentos mas emotivos de la noche tuvo lugar durante la intervención del presidente del Consejo de Estado, Francisco Rubio, cuando señaló que "siempre" había sido "radicalmente extremeño", una condición de la que dijo "haber presumido como una patria que forma parte" de su "ser".

Rubio añadió que agradecía el reconocimiento de los extremeños por su "contribución al bien de Extremadura", ya que, matizó: "es parte de España y mi trabajo siempre ha sido para España".

Por último, el ex presidente de la Federación Extremeña de Fútbol, Juan Espino, declaró que la Medalla de Extremadura suponía "una obligación de ser más extremeño y contribuir a todo lo que engrandezca a la región".

Cerraron el turno de intervenciones los presidentes de AFAL y Cermi Extremadura, José María Paredes y Jesús Gumiel, respectivamente, que coincidieron en el reconocimiento que el galardón suponía a su trabajo en favor de los enfermos, los discapacitados y sus familias, a través de las propuestas, el esfuerzo del trabajo y la ilusión.