17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 21 de agosto de 2014

    Extremadura inicia un estudio sobre la población del gato montés con la suelta de un ejemplar en Monfragüe

    Extremadura inicia un estudio sobre la población del gato montés con la suelta de un ejemplar en Monfragüe
    GOBIERNO DE EXTREMADURA

    MÉRIDA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La Dirección General de Medio Ambiente ha participado en la suelta "en libertad" de un gato montés macho en el Parque Nacional de Monfragüe con el objetivo de impulsar su "reintroducción" en el medio natural donde se encuentra la "mayor" población de estos ejemplares en Extremadura, así como para realizar un estudio sobre la población de este felino en la comunidad autónoma.

    En este sentido, la dirección colaborará en el seguimiento del animal, puesto que va equipado con un transmisor de radio frecuencia y serán los agentes del medio natural del Parque Nacional quienes hagan dicho seguimiento diario del gato montés para revisar su evolución, según ha informado el Gobierno extremeño en nota de prensa.

    Se trata de un gato montés macho de siete años de edad, procedente de la Zona de Interés Regional (ZIR) de Hornachos, que fue recuperado de una jaula trampa y posteriormente cuidado en el Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de AMUS, en Villafranca de los Barros.

    ESTUDIO DE FOTOTRAMPEO Y CAPTURAS

    En la suelta de este jueves ha estado presente el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián Fuentes, que ha destacado que el gato montés pasará a convertirse "en especie prioritaria para la Dirección General de Medio Ambiente y que la suelta de este ejemplar es el pistoletazo de salida para el estudio de la conservación, estado de salud y pureza genética de esta especie en Extremadura".

    Asimismo, ha explicado que dentro de la estrategia elaborada para la recuperación de los gatos monteses en la región, especie catalogada como amenazada por estar en peligro de extinción, "se hará un estudio de fototrampeo y capturas con jaula trampa controlada, para comprobar la distribución actual de sus poblaciones".

    Además, también se desarrollarán estudios sanitarios de los ejemplares capturados para conocer su estado de salud y su pureza genética y, una vez obtenidos los resultados, se propondrán las medidas que garanticen su conservación.