12 de diciembre de 2019
25 de mayo de 2010

Heras pide "tranquilidad" y recuerda que Cáceres ya tiene en marcha un plan de saneamiento

La regidora asegura que la situación "está controlada" porque el consistorio ya ha pedido créditos por valor de 39 millones

CÁCERES, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Cáceres, Carmen Heras, pidió hoy "tranquilidad" en relación al decreto gubernamental que impide a los consistorios endeudarse hasta 2012, y recordó que en la capital cacereña ya se ha puesto en marcha un plan de saneamiento de las arcas municipales a través del cual se realizaron varias operaciones de crédito por un valor total de 39 millones de euros para hacer frente a las deudas y al pago de acreedores.

No obstante, reconoció que, ante esta medida gubernamental, "existe preocupación entre los alcaldes" porque "la situación económica está complicada y los recortes que está poniendo en marcha el Gobierno son importantes".

Heras manifestó que en la reunión de la Ejecutiva Regional del PSOE que se celebró ayer "había compañeros muy preocupados porque parecía que el decreto iba en contra de la dinámica de actuación de los ayuntamientos". "En el caso de Cáceres no es así porque ya se puso en marcha un plan de saneamiento al encontrarse con una situación heredada de la corporación anterior", apuntó.

La regidora recordó que en principio se pidió un préstamo de nueve millones de euros y después se acudió a seis operaciones de crédito de 5 millones cada una por lo que "el tema está controlado hasta el 2012", recalcó.

Asimismo, recordó que se está pidiendo a los ayuntamientos que "se aprieten el cinturón" y en este sentido entendió que "hay que ser solidarios" porque "las medidas que está poniendo en marcha el gobierno son por un mandato de la Unión Europea".

"Todos debemos poner nuestro granito de arena para salvar la situación económica, pero la preocupación es lógica", consideró. "En Cáceres pido tranquilidad porque está controlado aunque a veces no tengamos la liquidez adecuada", añadió la regidora, que concluyó que "hay que arrimar el hombro".