7 de marzo de 2021
11 de septiembre de 2008

IPC.- UGT de Extremadura habla de "alivio momentáneo" tras la bajada de precios, que atribuye al petróleo

Le preocupa que la región sufra todavía una de las tasas interanuales de inflación más altas del país

MÉRIDA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

UGT de Extremadura habló hoy de "alivio momentáneo" para referirse a los efectos de la "leve bajada" de dos décimas en el IPC en agosto, que el sindicato califica de "descenso coyuntural, claramente vinculado al mejor comportamiento del precio del petróleo", del apostilla que "afortunadamente, ha entrado en una tendencia descendente".

No obstante, precisa UGT en nota de prensa que "dado el actual escenario de estancamiento económico, que se está traduciendo en una caída del consumo, no es comprensible el elevado nivel de precios que aún padecemos".

UGT muestra su preocupación porque Extremadura "está sufriendo en mayor medida estas tensiones inflacionistas ya que mantiene una tasa interanual de inflación de las más altas del país".

Añade el sindicato que la bajada de dos décimas de los precios en la comunidad es "positiva y supone una ligera desaceleración de los precios en Extremadura que, no obstante, siguen en niveles excesivos del 5,1% interanual, dos décimas por encima de la media nacional".

En agosto, puntualiza, "predominan registros de IPC con un fuerte componente estacional". Como casi todos los años, explica, el crecimiento de la demanda de las actividades de ocio (0,8) y hostelería (0,9), propias de este mes, "genera presiones alcistas sobre los precios de los grupos respectivos".

Mientras, prosigue, las rebajas de verano, amortiguan ligeramente estas subidas al registrar disminuciones en los precios del vestido y el calzado (-0,2), que han sido mucho más atenuadas en Extremadura que en la media nacional.

INCREMENTO "RESPONSABLE" DE LOS SALARIOS

"En cualquier caso, la bajada general de dos décimas tiene un origen muy localizado en el retroceso de los precios del petróleo", setencia UGT de Extremadura, sindicato para el cual "la desaceleración del consumo interno, derivada del actual momento económico desfavorable, debiera permitir una menor presión sobre los precios".

"Insistimos en que en ningún caso se trata de una inflación derivada de los costes laborales, antes al contrario, consideramos necesario propiciar un incremento responsable de los salarios que compense este descenso del consumo y que sirva de elemento dinamizador de nuestra economía y del empleo", añade.

Por tanto, el sindicato reitera la "necesidad de incluir en los convenios cláusulas de revisión salarial de eficacia plena, a la vez que exige al Gobierno la introducción de sistemas que clarifiquen los sistemas de formación de precios que son especialmente sangrantes en sectores como el de los alimentos y su distribución comercial".