19 de junio de 2019
  • Martes, 18 de Junio
  • 9 de junio de 2019

    El conselleiro de Medio Rural tacha de "delincuentes" a aquellos que "ponen en peligro intencionadamente el monte"

    Apuesta por la vigilancia y la prevención frente a la tradicional apuesta casi exclusiva por la extinción

    El conselleiro de Medio Rural tacha de "delincuentes" a aquellos que "ponen en peligro intencionadamente el monte"
    CADENA SER

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El consellerio de Medio Rural, José González, ha tachado de "delincuente" a aquellos que "ponen en peligro intencionadamente el paisaje, el monte y la vida de las personas", por lo que ha lamentado que tres de cada cuatro fuegos sean intencionados.

    Así lo ha señalado González en una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, donde no ha hablado ni de tramas ni de terrorismo incendiario, pero ha indicado que según los investigadores, tres cuartas partes de los incendios son intencionados.

    José González ha destacado la dificultad de detener a los autores de los incendios "por la propia caracterización del delito", que obliga a "pillarlos con las manos en la masa". "Por eso insistimos tanto en que cualquier colaboración ciudadana es buena para detectar a esos delincuentes", ha insistido.

    En este sentido, una de las novedades de este año del Plan de Prevención e Defensa contra os Incendios Forestais en Galicia (Pladiga) es el 900 815 085, un número de teléfono "anónimo y confidencial" para trasladar denuncias "sobre posibles comportamientos incendiarios", que no será un instrumento para "rencillas entre vecinos" porque contará con "todos los protocolos necesarios para que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado analicen la información".

    El conselleiro ha considerado "fuertes" las penas a los incendiarios y ha dicho que la posibilidad de endurecerlas es un "debate de juristas". Para él, lo importante es "trabajar más en la detección de estos comportamientos" para que aumente el número de condenas, que en la actualidad se sitúan en el 4% del total.

    TELÉFONO

    El teléfono de denuncia no es la única novedad del Pladiga. "Primero, determinamos que tenemos que trabajar mucho más en la prevención", ha destacado, por lo que se reforzará el servicio "público y único" con la apertura de 548 plazas. Un servicio al que pide "versatilidad" para que no se dedique solo a la extinción.

    "Hemos modificado la estructura de la Consellería: desdoblamos la dirección xeral única de Montes en dos e hicimos una Dirección Xeral de Defensa do Monte que cuenta con una subdirección específica de prevención", ha subrayado José González, quien ha apostillado que se ha incrementado el tiempo mínimo de contrato en el servicio, de los tres meses de 2017 a los seis que habrá en 2020. "Vamos a tener más gente trabajando más tiempo y tenemos que orientarnos más a la anticipación del problema", ha reivindicado el titular de Medio Rural.

    Otro de los ejes será la investigación y el control de los incendiarios, que se "reforzará" con el uso de nuevas tecnologías como "los drones y un mayor número de cámaras de videovigilancia que han demostrado mucha eficacia en el apoyo técnico al director de extinción".

    A González le "cuesta comprender" las críticas por la eventualidad laboral "cuando en tres años se está duplicando el período de trabajo mínimo en el servicio, de tres a seis meses", algo que ha hablado con los trabajadores "de las cuatro provincias".

    "Tenemos que orientarnos mucho más en la prevención; cuanto más trabajemos en ella, más podremos justificar que esa gente esté haciendo ese trabajo", ha indicado el conselleiro, que ha añadido que esa prevención tiene que ser "planificada y estratégica". En este sentido, ha señalado que "necesita una cabeza", de ahí el motivo de "desdoblar la dirección xeral".

    AYUNTAMIENTOS

    González ha asegurado que "no se puede permitir que los incendios pongan en peligro la vida de los ciudadanos". "Tenemos 33.000 aldeas y un monte que está muy cerca de ellas. El instrumento que prevé la ley es una franja de protección de 50 metros que, desde 2007, es competencia municipal. Pero la Xunta quiere colaborar en mantenerlas y para eso firmó un convenio con la Fegamp por el que aporta 28 millones en cuatro años", ha destacado.

    "Creamos un sistema público de gestión de biomasa, que no existe en ningún lugar de España ni de Europa, en el que vamos a limpiar los ayuntamientos con más riesgo de incendio con medios públicos a cambio de un precio fijo para los propietarios, 350 euros por hectárea o 35 euros los mil metros", ha explicado en la misma entrevista recogida por Europa Pess.

    Así, se han escogido 34 ayuntamientos, 68 parroquias y casi 700 aldeas para "ir primero a las que tienen más peligro frente a los incendios". Al tiempo, se ha abierto una "línea de trabajo" para ayudar "con herramientas administrativas" al resto de municipios adheridos al convenio.

    "Primero les hacemos el plan de prevención y defensa municipal contra incendios. Estamos entregando 63 planes; si calculamos un coste medio de 15.000 euros por plan, estamos dando planes por valor de un millón de euros a los ayuntamientos", ha indicado.

    También se les entrega un "visor" para que desde los ordenadores municipales puedan ver todas las parcelas que están dentro de las franjas "para que puedan controlar el cumplimiento de las obligaciones".

    "Este mes les daremos una aplicación informática para que puedan automatizar su cumplimiento", ha añadido. "Quiero decirles a los alcaldes que necesitamos que se impliquen pero que la Xunta también lo está haciendo. Hemos entendido perfectamente los problemas administrativos para sacar adelante esto, pero vamos a colaborar y hacer entre todos ese esfuerzo para que las aldeas estén protegidas", ha solicitado.

    DESPOBLACIÓN

    La despoblación es otro de los grandes problemas del medio rural y una de las causas de los incendios ya que "determina que haya menos tierra trabajada". Para el conselleiro, "una forma de atacarla, que servirá como prevención, es la recuperación de población a través de actividad económica rentable en el rural: agrícola, ganadera y también forestal".

    González ha admitido que la falta de servicios importa, pero cree que el objetivo para frenar la despoblación es "conseguir que la gente sienta orgullo de estar en el rural y que, además de vivir en lo rural, viva de lo rural". Para él, la forma es desarrollar una "actividad de calidad con valor añadido" que ha resumido con una idea: incrementar el precio final de los productos agroalimentarios gallegos.

    "Tenemos que trabajar desde las administraciones para que, a través de la promoción, consigamos mayor valor y cuando ese valor llegue a todos los eslabones de la cadena -también a agricultores y ganaderos- no me cabe duda de que habrá una recuperación demográfica y una revitalización de nuestro rural", ha sentenciado.

    Contador

    Lo más leído en Galicia