17 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 19 de julio de 2009

    Innova.- Una empresa comercializará un cortafuegos a base de olivos y otras plantas para reducir los incendios en Galicia

    Tras obtener "buenos resultados" de la simulación por ordenador, estudian en qué zonas puede funcionar mejor y "cómo"

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Invantia Research, una empresa de Ourense dedicada a la investigación en el sector agroalimentario, prepara la comercialización de un cortafuegos natural a base de olivos y otras especies, que espera que pueda contribuir a la mejora ambiental y a la disminución de los incendios forestales en Galicia.

    La eficacia de este sistema se basa en las propias características del olivo, un árbol que puede alcanzar hasta 15 metros de altura y que "retiene mucha agua, por lo que es muy útil para esta tarea", explicó la directora general de Invantia, María Estévez, en declaraciones a Europa Press.

    El objetivo es realizar plantaciones de este tipo en zonas con alto índice de riesgo de incendio de las cuatro provincias gallegas, algo para lo que, según aseguró, ya recibieron el interés de la Administración gallega, de Comunidades de Montes e "incluso de empresas privadas situadas en zonas peligrosas".

    "Intentamos reimplantar el olivo en Galicia, y una de las aplicaciones directas y novedosas es el tema ambiental", destacó Estévez, tras lo que detalló el estado de la evolución de los trabajos. En primer lugar, indicó, se centraron en la ejecución y desarrollo del cortafuegos a través de un software que crearon específicamente para la investigación.

    "MAPA DE RIESGOS"

    Esta primera etapa, que desarrollaron en colaboración con la Universidad de Santiago de Compostela (USC) --concretamente, con el Grupo Terby Promat--, buscaba ver cómo respondía el cortafuegos en la simulación por ordenador. Los resultados fueron positivos y "ya esta finalizada", apuntó en declaraciones a Europa Press.

    Ahora inician la segunda fase, en la que crearán un "mapa de riesgos" mediante la recopilación de información sobre la geografía de los montes gallegos. Con esto, pretenden evaluar "en qué zonas va a funcionar mejor" el cortafuegos, que Estévez definió como "una barrera natural" o "un camino trazado a partir de los árboles".

    La idea es "finalizar la investigación el año que viene y empezar a comercializarla", dijo la responsable de Invantia, que destacó que el producto final será "rentable y se adaptará al mercado". Según aseguró, existe "interés" entre las Comunidades de Montes, la Administración o "incluso entre empresas privadas en zonas de riesgo de incendio".

    Invantia, que recibió una ayuda del Ministerio de Ciencia e Innovación, cuenta con una plantación productiva y otra experimental en el Parque Tecnológico de Galicia. "El olivo se da muy bien aquí, tanto a nivel de crecimiento de la planta, como para la composición del aceite y el fruto", recalcó Estévez.

    BIOMASA

    Además, incidió en que "la novedad" es que esta especie no se utilizaba en la comunidad "ni en agricultura ni para nuevas aplicaciones", entre las que se refirió, también, al aprovechamiento de biomasa. En otra línea, la empresa trabaja en la obtención de un aceite de oliva virgen con denominación de origen propia.

    Su equipo está formado por licenciados en Ingeniería Agrónoma, Biología, Química, Tecnología de los Alimentos e Ingeniería Química, con experiencia investigadora tanto en centros públicos de investigación como en empresas privadas.