25 de noviembre de 2020
30 de septiembre de 2006

El 065 será el nuevo servicio de transporte de Vicepresidencia para los mayores dependientes en Galicia

Quintana recuerda que establecerá una red de residencias públicas para "elevar" los índices de bienestar de Galicia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El número 065, elegido "en honor a la edad de los beneficiarios", será el nuevo servicio de transporte de Vicepresidencia de la Xunta para los mayores dependientes, según anunció hoy el titular de este departamento, Anxo Quintana, en un acto celebrado en Santiago de Compostela con este colectivo, bajo el nombre 'El vicepresidente escucha'.

En su intervención, Quintana destacó que este nuevo servicio se enmarca en el paquete de medidas que el departamento que dirige diseñó para facilitar el transporte de los mayores dependientes a los centros de día. Esta iniciativa, está vinculada a las "especiales condiciones" de la demografía gallega, que cuenta con 35.000 núcleos de población, de los 60.000 que tiene todo el Estado.

Así, el vicepresidente de la Xunta destacó que con este servicio los mayores dependientes podrán acceder a los centros de día "aunque no estén" en su entorno más cercano. En este sentido, concretó que una de las prioridades que alberga este departamento radica en "mantener el máximo tiempo posible" a los dependientes en su domicilio que, además, "es lo que desean".

Además, durante su discurso, Quintana recordó que se crearán un total de cinco nuevos centros de mayores en toda Galicia, junto con otros 11 para dependientes de Alzheimer, que se ubicarán en las capitales de cada provincia y en las principales ciudades de la comunidad.

En esta línea, puntualizó que se creará un red pública que parte de la creación del Consorcio Galego para as Políticas de Benestar, en el que ya están integrados 88 ayuntamientos de los 315 que hay en Galicia, y que "permitirá la colaboración entre estas instituciones y la Xunta".

4.000 PUESTOS DE TRABAJO

Con la asociación de los organismos municipales, se podrían crear 77 nuevos centros en los próximos tres años y esto supondría la creación de 4.000 puestos de trabajo, por lo que justificaría "el gasto" que invierte en este colectivo que por otro lado, "es necesario".

Así, los planes de Vicepresidencia recogen la creación de un centro referencial para cada comarca que de servicio a todos los habitantes de esta zona, de manera que funcionen también como centros de día, con lavandería y comedor para el conjunto de la población de este colectivo, entre otras funciones.

En cuanto a los ámbitos locales, Quintana apuntó la "necesidad" de crear "minirresidencias" para completar el esquema de esta red de centros, y que atiendan a personas que "pueden vivir en el domicilio familiar", pero que durante el día "no tienen donde quedarse".

"ENVEJECIMIENTO ACTIVO"

La Comunidad gallega cuenta con más de 594.500 personas mayores de 65 años, lo que supone el 21 por ciento de la población total. En Ourense y Lugo, esta cifra es "más" acusada, y alcanza el 28 y el 27 por ciento. De este modo, el vicepresidente de la Xunta subrayó la "importancia" de aprovechar la experiencia de este colectivo y de promover un "envejecimiento activo", puesto que lo contrario constituiría "un despilfarro".

De este modo, este departamento pretenderá elevar los índices de bienestar a las medias europeas, puesto que en Galicia, el servicio de ayuda a domicilio no llega a dos, en cuanto que la media europea se sitúa en 3,2 usuarios.

Otro de los déficits de la Comunidad gallega se refleja en el número de plazas por cien habitantes, situada en 1,8, mientras que el índice medio europeo se encuentra en 3,5, según aportó Quintana en su intervención.

DEMANDAS

Por su parte, las asociaciones de mayores que acudieron al encuentro con el vicepresidente de la Xunta demandaron a Quintana que se les tuviese "en cuenta" a la hora de tomar decisiones que les implican. Asimismo, uno de los participantes en este evento pidió "mayor número de residencias" y un aumento de las pensiones.

Las peticiones mayores fueron recogidas por el vicepresidente, que había sido interrumpido al principio de su intervención por un numeroso colectivo de mayores que llegaron tarde al evento y protagonizaron, así, la anécdota del encuentro.