30 de mayo de 2020
17 de agosto de 2009

El alcalde de Vilardevós afirma que el incendio está a 200 metros de las casas, pero que no hay desalojos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la localidad ourensana de Vilardevós, José Luis Pérez García, afirmó que el incendio que afecta a la zona y que obligó a cortar un tramo de la A-52 está a unos 200 metros de las viviendas del pueblo, pero no ha obligado a desalojar las casas por el momento.

En declaraciones a Europa Press, Pérez García explicó que se están viviendo momentos de "tensión" porque los vecinos observan que el fuego se "adentra" en el pueblo, sobre todo por la zona de O Carqueixal, por donde está avanzando a mayor velocidad, indicó.

El regidor municipal, que indicó que en el núcleo de población hay medio centenar de vecinos, explicó que teme que aumente el fuego debido a que en la zona donde se localiza uno de los focos existen pajares viejos cerca. Además, informó de que una brigada dotada de una autobomba se encuentra en el lugar de Nardegala, donde hay una casa aislada perteneciente al municipio.

El Ayuntamiento de Vilardevós cuenta con una motobomba pequeña para incendios urbanos que ya también se ha movilizado para proteger las casas del núcleo poblacional, aseguró el alcalde, quien apuntó que los vecinos colaboran para protegerse de las llamas con mangueras, así como se está bombeando un pozo municipal con reservas de agua.

"El problema es que salta de un foco a otro por culpa del viento y los vecinos están un poco desesperados", describió José Luis Pérez García, quien se puso en contacto con algunos habitantes del pueblo para informarse, ya que en este momento se encontraba fuera, mientras que la alcaldesa en funciones se desplazó a la zona afectada.

MEDIOS MOVILIZADOS

El incendio declarado en Osoño permanece activo y afecta al menos a 25 hectáreas. Además obligó a la Guardia Civil a cortar el tráfico en la autovía A-52.

Cuatro motobombas, dos hidroaviones, tres helicópteros de extinción y uno de coordinación y dos aviones con carga en tierra participan en las labores de extinción, a las que se incorporarán en breve otros tres aviones, señaló este departamento.

Al lugar se desplazaron ocho cuadrillas, tres agentes y un técnico de la Xunta. "En una primera valoración, muy aproximada y provisional, se supone que el fuego está afectando en torno a 25 hectáreas", explicó el Gobierno gallego en un comunicado.