17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 13 de agosto de 2018

    El Ayuntamiento de Barreiros "baliza" la zona donde se produjo un desprendimiento de rocas

    El alcalde no descarta "que se desprenda alguna más" en una zona con cuevas "muy visitadas utilizadas por niños y familias"

    LUGO, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

    El alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, ha asegurado que el
    Ayuntamiento ha "balizado" y puesto señales de advertencia en la zona donde se produjo un desprendimiento este domingo.

    En concreto, la caída de una roca de unos treinta kilos de peso, se producía sobre las 13,00 horas, en una de las cuevas situadas entre las
    playas de Lóngara y Curbeira.

    "En esa playa lo que se hizo fue balizar, poner advertencias para que nadie se acerque a esa zona. Vimos como se desprendían esas piedras del
    acantilados en una zona donde hay una serie de cuevas", describe.

    Fuente Parga no descarta que "se desprenda alguna (roca) más, aunque no pueden precisar cuando va a pasar". "Es una zona como toda la costa de Barreiros, con siete kilómetros de riesgo porque donde hay acantilados pueden pasar esas cosas. Ponemos advertencias para evitar que se vaya a ese lugar", manifiesta.

    Afortunadamente no hubo heridos, dejando claro el alcalde de Barreiros que "eso ya se venía detectando durante el invierno", esos
    derrumbamientos, si bien puntualiza que "es en estas fechas cuando hay
    más afluencia de visitantes, incrementándose en la playa entre Curbeira y Lóngara que era de pocos usuarios y que ahora está siendo de mucha
    afluencia, con lo que la posibilidad de un accidente aumenta", ha alertado.

    "CON ADVERTENCIAS Y CARTELES"

    Fuente Parga confía que "con advertencias y carteles" se eviten situaciones como la del domingo, deslizando, seguidamente, que "esto es igual que salir a la carretera, salimos con la intención de no tener un accidente y nos podemos encontrar con el accidente aunque nosotros no queramos".

    Se esfuerza en dejar claro que se están poniendo "todas las medidas" por parte del Ayuntamiento lucense, enfatizando que éste fue "un accidente" en el que no "hubo que lamentar daños".

    Advierte de que se trata de "cuevas muy visitadas y utilizadas por los niños y por las familias para sacarse fotos, al igual que ocurre en As Catedrais". "Todos los acantilados de As Cadedrais y de Barreiros son
    atractivos y pueden ocurrir estas cosas", repone finalmente.

    Y es que hace algunos meses, un episodio similar le costó la vida a una turista de 24 años en As Catedrais luego de caerle una roca
    cuando visitaba este arenal de Ribadeo.