19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 2 de julio de 2014

    La banca en Galicia cerró 2013 con 47 oficinas y 44 empleados más, frente a los recortes en el conjunto del Estado

    La red gallega estaba conformada por 1.109 sucursales a 31 de diciembre del pasado año

    La banca en Galicia cerró 2013 con 47 oficinas y 44 empleados más, frente a los recortes en el conjunto del Estado
    EUROPA PRESS

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La banca en Galicia cerró 2013 con 47 oficinas más, hasta contar con 1.109, un 7,89% del total estatal, y también registró un saldo positivo en cuanto al número de trabajadores, con 44 más, hasta 5.469 --el 5,02% del empleo del sector--, según consta en el anuario de la Asociación Bancaria Española (AEB), consultado por Europa Press.

    En concreto, Galicia tenía a 31 de diciembre del pasado año 1.102 oficinas de bancos y siete sucursales de entidades de crédito extranjeras comunitarias --ninguna de extracomunitarias--.

    De esta forma, se situó como la quinta comunidad autónoma con mayor número de oficinas, solo por detrás de Cataluña (2.562), Madrid (2.251), Andalucía (1.637) y Comunidad Valenciana (1.458).

    La distribución provincial de oficinas refleja que la mayor parte se reparten entre A Coruña (481) y Pontevedra (339). En Lugo había abiertas 152 sucursales a cierre del ejercicio anterior y en Ourense 137.

    La evolución histórica, por su parte, refleja una tendencia descendente en el número de oficinas, pues en 2000 había 1.372 en la Comunidad Autónoma (-19,17%) y en 2010, 1.150 (-3,57%).

    Respecto al empleo, A Coruña disponía a cierre de 2013 con 2.773 empleados en el sector de la banca, Pontevedra con 1.645, Ourense con 526 y Lugo con 525.

    A mayores, el informe recoge que en A Coruña la ratio de habitantes por oficina se sitúa en 2.366; en Pontevedra, en 2.817; en Lugo, en 2.276 y en Ourense, en 2.385.

    DATOS ESTATALES

    Por su parte, la banca española cerró 816 sucursales en 2013, hasta contar con 14.063 oficinas, rompiendo así la tendencia positiva adquirida el año pasado, cuando consiguió abrir, por primera vez en cuatro años, 548 sucursales.

    En concreto, los bancos ofrecían servicios directos a sus clientes a través de 13.867 oficinas, mientras que las sucursales de entidades de crédito extranjeras comunitarias se reducían a 185 y las extracomunitarias se mantenían en once. Madrid y Barcelona concentraban a 31 de diciembre de 2013 el mayor número de oficinas de toda España: 2.251 y 1.889, respectivamente.

    De este modo, la banca retoma la tendencia que había emprendido hace cuatro años, cuando empezó a cerrar oficinas como respuesta a las necesidades de reestructuración derivadas de la compleja evolución económica. El punto álgido del cierre de oficinas coincidió con el primer año que la crisis comenzó a sentirse en España.

    En 2009 las sucursales se redujeron en 759, lo que situó el número de oficinas por debajo del umbral de los 15.000. Los tres primeros años de la crisis costaron a la banca en España un total de 1.307 oficinas, tras los descensos consecutivos en 2009, 2010 y 2011.

    Como consecuencia del cierre de oficinas, el número de empleados de banca se ha reducido en 2.969 trabajadores, hasta los 109.023, de los que 2.054 correspondían a su negocio en el extranjero. Esta reducción supone una caída del 2,65% respecto a los empleados con los que contaban las entidades hace un año.

    En contraste con esta situación, las entidades bancarias elevaron un 1,88% el número de cajeros automáticos puestos a disposición de los usuarios, hasta los 21.348 dispensadores de efectivo. El número de tarjetas de crédito y de débito también se contrajo un 4,14% respecto a 2012, hasta las 33,5 millones de unidades.