12 de julio de 2020
3 de junio de 2009

CRTVG justifica por "responsabilidad" anular un reportaje, pero el comité interempresas ve "violación de la independencia"

Sindicatos agrarios niegan haber pedido su retirada, aunque XX.AA. sí lo agradeció "a posteriori" por considerarlo dañino para el sector

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Compañía de Radio e Televisión de Galicia (CRTVG) aseguró hoy que la decisión de cancelar el programa 'Caixa Negra' --en el que estaba previsto emitir un reportaje sobre la crisis de las vacas locas-- responde a razones "de responsabilidad social", aunque el comité interempresas del ente público ve en esta actuación "una violación de la independencia informativa".

A través de un comunicado, la Compañía indicó que este programa volverá a emitirse el próximo martes en su horario habitual. "La serie continuará con normalidad", recoge la nota informativa, aunque la CRTVG no aclaró si incluirá el documental sobre la crisis de las vacas locas.

Frente a la versión de la CRTVG, el comité interempresas denunció que la cancelación del reportaje constituye "un atentado" contra la libertad de expresión y de información que protege "el libre ejercicio" de la profesión periodística así como el derecho de la ciudadanía a tener acceso a una información "veraz, relevante, sin consignas ni censuras previas".

Asimismo, se mostró muy crítico con las declaraciones realizadas por la directora de la TVG, Rosa Vilas, al diario 'El País', en las que justificaba la decisión de cancelar el documental para "no molestar" al sector ganadero y no transmitir la idea "de una Galicia negra", pese a que la propia directora "admite que no vio el programa".

"Cancelar un programa, a cuatro horas de su emisión y cediendo a presiones externas es el peor ejemplo de la gestión ética e imparcial de un medio", aseguró el comité interempresas e instó al PP a "cumplir" su promesa de reformar la ley que regula la CRTVG para garantizar la "libertad e independencia" de los medios públicos gallegos.

VALORACIÓN SINDICAL

Pese a que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que el programa se retiró "a petición de un sindicato", las tres centrales agrarias gallegas --Unións Agrarias (UU.AA.), Xóvenes Agricultores (XX.AA.) y Sindicato Labrego Galego (SLG)-- negaron hoy haber solicitado la retirada del documental sobre el impacto del mal de las vacas locas en Galicia.

No obstante, XX.AA. sí agradeció "a posteriori" esta decisión a la directora de la CRTVG, Rosa Vilas, a través de una carta, por considerar que puede "perjudicar" a un sector que ya atraviesa una "importante crisis".

En declaraciones a Europa Press, el secretario xeral de Xóvenes Agricultores, Francisco Bello, insistió en que su organización envió el escrito "después" de haber conocido la retirada del documental esta mañana, mientras leía el diario 'El País'.

Asimismo, descartó tener idea en días anteriores de la intención de la TVG de emitir el documental. "Si empezara a tener ese poder --para llamar y retirar una emisión--, entonces es que comenzaría a ser muy importante", ironizó, tras admitir su "sorpresa" por la atribución de esta solicitud.

"No creemos que se deba censurar ninguna información", añadió, para advertir, no obstante, de que la actual situación de los productores de vacuno y leche es "crítica". "Cualquier cuestión que pueda añadir más crisis no aporta nada nuevo y sí puede hacer mucho daño", indicó.

"HURTO A LA CIUDADANÍA"

Por su parte, Unións Agrarias lamentó que se "hurte" a la ciudadanía gallega la posibilidad de "conocer en profundidad" y "con el reposo de haber pasado casi diez años" de la crisis de las vacas locas. Así, calificó de "incomprensible" que no se ponga "en primer plano informativo" para conocer las causas de esa situación y evitar que se repita en el futuro.

En esta línea, aseguró no ver "sentido" a las declaraciones del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sobre la supresión del programa al sostener que los ganaderos "son los primeros interesados en que se conozca la verdad de los hechos". La organización también aseguró desconocer que tuviese "competencias" en la "definición de los contenidos" de la TVG "emite o censura".

UU.AA. atribuyó a la "opacidad" e "incapacidad" de las administraciones autonómica y central de entonces que el fenómeno se "agrandase" y recordó que los ganaderos fueron "las verdaderas víctimas". También apuntó que, en su momento, denunció hechos como el entierro ilegal de 300 vacas en una mina del Ayuntamiento de Mesía.

El Sindicato Labrego Galego también condenó esta actuación y su secretaria xeral, Carme Freire, exigió al presidente gallego "que diga qué organización agraria fue" la que pidió la retirada del documental. El SLG defendió el derecho a tener información de este tipo de cuestiones y advirtió de que pueden derivar en más "ocultaciones" con asuntos similares que se den en el futuro.