19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • Miércoles, 17 de Abril
  • 30 de mayo de 2014

    Orozco insiste en querellarse por "una ocurrencia maliciosa" de otro imputado

    Alega que se trata de "afirmaciones que afectan a un tercero" y "no tienen la más mínima relación con su derecho de defensa"

       LUGO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

       La defensa del alcalde de Lugo, José López Orozco, insiste en pedir autorización a la jueza instructora de la 'Operación Pokémon', Pilar de Lara Cifuentes, para presentar una querella por calumnias e injurias contra el empresario también imputado en la causa José Luis Álvarez por unas manifestaciones realizadas por éste sobre el regidor, de las que posteriormente se retractó, por tratarse de "una ocurrencia maliciosa".

       Así lo señala en un recurso de apelación presentado este viernes ante el juzgado instructor, al que tuvo acceso Europa Press, para pedir a la Audiencia Provincial de Lugo, como había hecho el 31 de marzo ante la jueza, "autorización al objeto de poder interponer la correspondiente querella criminal por los supuestos delitos de injurias y calumnias contra José Luis Álvarez Álvarez".

       En este sentido, sostiene la defensa de Orozco, ejercida por el letrado Gregorio Arroyo, que las calificaciones realizadas por el citado empresario imputado en la 'Pokémon' carecen del "más mínimo fundamento, tal vez con la intención de congraciarse con el juzgador, sobre la base de conjeturas y presunciones, sin la más mínima prueba, como se desprende de sus declaraciones".

       "Basta un rápido recorrido sobre las declaraciones vertidas los días 18 de marzo y 30 de mayo de 2011, 24 de abril, 6 de mayo y 28 de agosto de 2013, para concluir que no tienen la más mínima relación con su derecho de defensa, máxime cuando las dos primeras las presta como testigo y bajo juramento, es decir, con obligación de decir verdad", recuerda la defensa del regidor lucense, que añade que "tampoco se trata de declaraciones exculpatorias" en relación con los hechos supuestamente delictivos que le puedan afirmar.

       Así, considera que son "afirmaciones que afectan a un tercero --Orozco-- que no tienen la más mínima relación con su derecho de defensa, salvo que se trate de una especie de chivato con información errada, que se quiere amparar en esa situación y al que el juzgado da pábulo".

       Al respecto, recuerda el letrado en el auto que el alcalde de Lugo y el señor Álvarez "se encuentran en la misma situación procesal", ambos imputados en la 'Operación Pokémon'. "No existe, por consiguiente, una afirmación exculpatoria por la que se atribuya a otra persona los hechos que se le imputan". "Se trata de una ocurrencia maliciosa, sin fundamento alguno, que no interfiere para nada en su derecho de defensa y que perjudica gravemente al señor Orozco", ha abundado.

       "El señor Álvarez no señala al señor López Orozco como responsable de los delitos por los que el propio señor Álvarez está imputado, sino que le cuenta a la jueza otros supuestos hechos delictivos cometidos por el alcalde. Por esa regla, le podía haber acusado de homicida o falsificador", puntualiza.

       De este modo, recoge el recurso que "son simple y llanamente afirmaciones gratuitas, sin la más mínima prueba, como se desprende de su declaración al ser preguntado si tiene alguna prueba, manifestando que no tiene prueba alguna, ni siquiera el lugar donde supuestamente se hacían los pagos".

    VALORAR

       Por tanto, considera que "el juzgador ha de valorar si las manifestaciones vertidas en juicio han sido encaminadas a la defensa de sus derechos e intereses en juego, o por el contrario, por exceder esos límites resultan injustificadas y legítimamente perseguibles, es decir, si se busca menospreciar y calumniar a una persona o ejercitar el derecho de defensa".

       "A la vista de las afirmaciones del señor Álvarez, queda claro, ante la total ausencia de prueba alguna, que su única finalidad ha sido injuriar y calumniar a mi representado y sin que dichas afirmaciones hayan podido afectar a su legítimo derecho de defensa", abunda la defensa del regidor de Lugo.

       Además, insiste en el recurso que "el imputado no tiene obligación de decir verdad pero su legítimo derecho de defensa no le permite formular y atribuir hechos falsos" a Orozco, "pues en sus declaraciones no trata de exculpase atribuyendo su imputación" al regidor, "sino formular acusaciones falsas, sin la más mínima prueba, que para nada afectan a su derecho de defensa".

       Por todo ello, la defensa de Orozco reclama a la Audiencia de Lugo que "revoque el auto recurrido, concediendo en su consecuencia la preceptiva autorización para poder interponer la correspondiente querella criminal por los supuestos delitos de injurias y calumnias contra José Luis Álvarez Álvarez por sus declaraciones vertidas en el procedimiento".