14 de octubre de 2019
21 de febrero de 2010

Dos proyectos de ayuda humanitaria buscan cubrir las necesidades básicas de los afectados por el terremoto

Asemblea de Cooperación pola Paz y Solidariedade Internacional de Galicia realizarán actuaciones de emergencia y postemergencia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Dirección Xeral de Relacións Exteriores e coa Unión Europea, a través de su Fundación Axencia Humanitaria de Galicia (FAHG), ha aprobado dos proyectos de ayuda humanitaria para Haití dentro de la convocatoria de 2010 de subvenciones para iniciativas de este tipo en el exterior, que fue aprobada por el Consello de la Xunta hace menos de un mes con un crédito de 300.000 euros.

De este modo, las dos primeras ONGD beneficiarias son la Asemblea de Cooperación pola Paz (ACPP) y Solidariedade Internacional de Galicia, que recibirán, entre las dos, más de 93.000 euros.

El primero de los proyectos, el de la ACPP, está destinado a la ayuda de emergencia a la población damnificada por el terremoto en Jacmel, localidad al sudeste haitiano. Así, tiene por objetivo reducir las condiciones de vulnerabilidad de la población a través de la cobertura básica de necesidades de agua, material de cocina, refugio, higiene, saneamiento y ropa.

La acción durará seis meses, contará con una cuantía de 41.914,43 euros y pretende beneficiar a 875 personas, directamente y a 40.000, indirectamente.

Por su parte, Solidariedade Internacional de Galicia realizará una intervención de postemergencia en la sección comunal de Bainet, departamento del sudeste de Haití. La ONGD busca mejorar las condiciones de refugio de las personas afectadas por el terremoto en este territorio, para lo que dispondrá tiendas de refugio temporal, sabanas, colchones, mosquiteros, kits higiénicos de alimentos y de cocina.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

Esta será una actuación de carácter trimestral, contará con una ayuda de 51.566 euros y prevé beneficiar a unas 700 personas, de forma directa e, indirectamente, a más de 35.000 haitianos.

En la evaluación de los proyectos se tuvieron en cuenta criterios como la experiencia en acciones humanitarias de las entidades solicitantes, su capacidad de ejecución, aspectos relacionados con los socios locales y con el propio contenido del proyecto, como su pertinencia, la coherencia de los objetivos, la población beneficiaria, el impacto ambiental y de género y el fortalecimiento de las capacidades locales.