15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 5 de septiembre de 2009

    La Fegamp reclama a la Xunta una "solución" para afrontar el "sobrecoste" en la gestión de los residuos voluminosos

    La Administración autonómica dice estar "dispuesta a hablar", pero de "todo", incluida la deuda de los ayuntamientos con Sogama

    A CORUÑA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), Carlos Fernández, ha instado a la Xunta a buscar una "solución" para el "sobrecoste" que deben afrontar desde esta semana el centenar de ayuntamientos afectados por el fin del servicio de la recogida de residuos voluminosos en la planta de Cerceda de la Sociedad Galega de Medio Ambiente (Sogama).

    Por su parte, la Consellería de Medio Ambiente se muestra "dispuesta a hablar", pero "de todo", indicaron a Europa Press fuentes de este departamento en alusión a la deuda de 4 millones de euros que, según subrayaron, tiene los ayuntamientos con Sogama.

    El pasado 1 de septiembre, Sogama dejó de recepcionar en sus instalaciones residuos voluminosos -colchones y muebles en su mayoría y en bastante menor medida electrodomésticos- en cumplimiento de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) otorgada por el gobierno del bipartito y de acuerdo también con la normativa europea.

    Esta medida ha causado malestar en buena parte de los ayuntamientos afectados, pese a que desde Sogama, fuentes consultadas por Europa Press, insistieron en que ya había sido anunciada telefónicamente a los ayuntamientos por parte de la anterior dirección, bajo el gobierno del bipartito, y por carta a finales de junio de este año con la actual presidencia y "concediéndoles un plazo prudencial para buscar gestores autorizados", indicaron.

    De los 290 ayuntamientos adheridos a Sogama, 157 entregaron voluminosos en 2008, lo que supuso un total de 12.554 toneladas, el 1,40 por ciento del conjunto de los residuos urbanos procesados en sus instalaciones. En el transcurso de este año, han sido 116 los entes locales que remitieron residuos voluminosos.

    Para Sogama, este dato resulta especialmente significativo "ya que evidencia que muchos de los ayuntamientos son ya conscientes de la importancia de dar un tratamiento específico a cada tipología de residuo", señalaron a Europa Press las mismas fuentes. Así, de los municipios adscritos a Sogama, un total de 174 ya disponían este año de gestores autorizados para la evacuación de voluminosos.

    REPERCUSION EN LAS ARCAS

    Mientras unos han solucionado ya el problema para la gestión de los residuos y otros buscan alternativas, la repercusión que esta medida tendrá en sus arcas municipales es lo que más preocupa a los ayuntamientos ya que la tarifa que pagaban a Sogama por este servicio --unos 51 euros por tonelada-- podría duplicarse e incluso triplicarse.

    En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), Carlos Fernández, admitió que no existe en los convenios firmados entre los ayuntamientos y Sogama "una obligación legal" para la recogida de los residuos voluminosos. No obstante, afirmó que "una cosa es que no haya obligación contraactual y otra que eso genera unas consecuencias para los municipios que, por una decisión de la Administración autonómica, se ven perjudicados".

    DISCREPANCIAS POLITICAS

    El presidente de la Fegamp evitó entrar en las disputas generadas entre el PSdeG y el PP sobre la responsabilidad de esta medida, que los populares atribuyen al ex conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, ya que en su mandato se aprobó la Autorización Ambiental Integrada.

    Al respecto, aseguró que se trata de "triquiñuelas políticas que no deben ocultar el problema que ahora se plantea para los ayuntamientos". "Por esas diferencias políticas no se debe dejar de resolver un problema", advirtió Carlos Fernández, quien insistió en que "la solución debe buscarla quien gobierna".

    Asimismo, manifestó que la solución para hacer frente al "sobrecoste" que deberán afrontar los ayuntamientos podría estar en el incremento de las ayudas para la gestión de los residuos que ahora aporta la Xunta a los municipios. Recordó que así se lo trasladó hace aproximadamente un mes a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras , aunque reconoció que siguen a la espera de una contestación.

    Por su parte, fuentes de esta Consellería aseguraron a Europa Press que la postura de los ayuntamientos es "comprensible", pero responsabilizaron a los socialistas de no haber adoptado "ninguna solución" para afrontar el problema, una vez que se aprobó la Autorización Ambiental Integrada, y subrayaron que el Gobierno autonómico ha actuado en esta cuestión con "transparencia".

    Sobre la posibles ayudas a los municipios, insistieron en que el bipartito "no dejó una partida presupuestaria para una posible subvención de los residuos voluminosos". No obstante, reiteraron su disposición a hablar con la Fegamp "pero para poner encima de la mesa todo", remarcaron.

    PUNTOS LIMPIOS

    Mientras, desde organizaciones como la Federación de Ecoloxistas de Galicia (FEG) se acusa a la Xunta y a Sogama de dejar el problema "encima del tejado" de los municipios sin buscar una "alternativa de gestión" para la implantación progresiva de la recogida de residuos voluminosos.

    Al respecto, la FEG aboga por que la Consellería de Medio Ambiente "reformule" la gestión de los Puntos Limpios distribuidos en Galicia, regulando los criterios para un funcionamiento "coordinado y complementario" Así, en un comunicado, denuncia que estos puntos limpios funcionan ahora de "manera independiente" y sostiene que muchos están también "infrautilizados".

    OTROS GESTORES

    Por su parte, empresas dedicadas al tratamiento de residuos han registrado ya un aumento de peticiones de información por parte de ayuntamientos afectados. Este es el caso de Cespa, con una planta en Cerceda, que espera incrementar "considerablemente" el número de clientes entre los ayuntamientos. A estas instalaciones, ya llegan actualmente residuos electrónicos de unos 80 puntos limpios de diferentes ayuntamientos, de los que algo más de 30 también depositan voluminosos (colchones y muebles).

    Sólo en esta planta, se recepcionó en 2008 más de 66.000 electrodomésticos como frigoríficos, congeladores y hornos, así como 570 toneladas de pequeño electrodomésticos y 196 toneladas de colchones y muebles. En lo que va de año, han llegado a la planta 575 toneladas de pequeño electrodomésticos y 250 toneladas de colchones y muebles, además de otros electrodomésticos.