18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • 28 de octubre de 2014

    Un año de inhabilitación para el guardia que avisó de una redada

    Las intervenciones telefónicas de la 'Operación Tron' permitieron descubrir el 'chivatazo'

    Un año de inhabilitación para el guardia que avisó de una redada
    EUROPA PRESS

       VIGO, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -  

       El agente de la Guardia Civil acusado de un delito de revelación de secreto por funcionario público, tras alertar de una redada en el mercado vigués de A Pedra, ha aceptado un año de inhabilitación y una multa de 2.160 euros.

       El juicio previsto este martes en la Sala de lo Penal número 1 de Vigo no se ha celebrado al llegarse a un acuerdo de conformidad por el que se reduce a la tercera parte la pena inicialmente solicitada por la Fiscalía, que pedía tres años de inhabilitación y 4.500 euros de multa.

       Según la acusación pública, Francisco R.O. desempeñaba su trabajo en la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil en diciembre de 2013 y por eso supo que el día 12 de ese mes se iban a producir una serie de entradas y registros en puestos del mercado de A Pedra, en el marco de una investigación sobre contrabando y delitos contra a propiedad industrial.

       Un día antes, avisó de esta redada por 'whatsapp' a una persona de nombre Ángeles y, asimismo, lo hizo por teléfono a otra llamada Purificación. Sin embargo, esa conversación estaba siendo escuchada por agentes policiales, debido a las intervenciones telefónicas en el marco de esa investigación.

    OPERACIÓN TRON

       Así, se adelantó el operativo policial de calle y los registros y entradas se hicieron antes, con lo que los agentes sorprendieron a los comerciantes recogiendo sus mercancías a toda prisa. Asimismo, se encontraron con que el puesto de la tal Purificación estaba cerrado.

       En esa operación policial, conocida como 'Operación Tron', se detuvo a cinco personas, integrantes de un grupo que se dedicaba supuestamente a comprar ropa y complementos falsificados en Portugal y lo almacenaban en Vigo, desde donde lo distribuían, además de en A Pedra, hacia toda España.

       Además de los detenidos, se intervinieron decenas de miles de prendas de ropa y complementos falsificados, y casi 9.000 cajetillas de tabaco.

    Para leer más