10 de diciembre de 2019
28 de julio de 2010

El hospital Povisa realiza este miércoles el primer implante en Galicia de un dispositivo auditivo invisible

VIGO, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El hospital vigués Povisa se convertirá este miércoles en el primer centro de Galicia en realizar un implante de un dispositivo auditivo invisible, que se coloca bajo la piel, y permite aumentar la calidad de vida del paciente, ya que el aparato deja libre el canal auditivo y no tiene elementos externos que se puedan deteriorar, por ejemplo, al practicar la natación.

La operación será realizada por el jefe del servicio de Otorrinolaringología del centro, el doctor Valdés, que colocará el implante, conocido como 'Carina', a un paciente de 40 años con hipoacusia bilateral severa --pérdida de audición de los dos oídos-- desde su infancia. Este aparato le permitirá, según fuentes del hospital, "recuperar su independencia y capacidad para desarrollar con total normalidad sus actividades diarias".

Este sistema auditivo de última generación se implanta detrás del oído y debajo de la piel, y está indicado para mayores de 14 años con pérdidas auditivas neurosensoriales o conductivas, de moderadas a graves. Los sonidos se recogen a través de un micrófono muy sensible y se amplifican según las necesidades del propio paciente.

Ese sonido se convierte en una señal eléctrica que se envía, a través de un cable, al transductor que se encuentra en el oído medio. El transductor convierte la señal eléctrica en un movimiento mecánico que estimula directamente los huesecillos del oído y permite al usuario percibir los sonidos, además el propio paciente puede apagar y encender el sistema, o regular el volumen medianta un mando de control remoto.

Otra de las ventajas que tiene este sistema, además de "evitar la estigmatización", es que permite realizar todo tipo de actividades, al estar bajo la piel, y evita efectos secundarios como dermatitis y otras molestias derivadas de la colocación de audífonos externo. Así, además de un sonido "natural y preciso", se evita el riesgo de obstrucción o infección, y su colocación requiere de una sencilla operación con anestesia general, y una noche de hospitalización.