12 de agosto de 2020
30 de mayo de 2008

Protestas contra el transfuguismo en Calvos de Randín provocan que Baltar suspenda el pleno de la Diputación de Ourense

Baltar recomienda a los socialistas que "se aguanten" con la moción de censura porque "empezó en el PSOE" y "donde las dan, las toman"

OURENSE, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Diputación de Ourense y del PP en esta provincia, José Luis Baltar, suspendió la sesión plenaria que se celebraba hoy en el órgano provincial cuando el alcalde de Calvos de Randín y otros tres concejales socialistas en este ayuntamiento desplegaron una pancarta en la que reclamaban "Respeto a la democracia" en este municipio ourensano en el que cuatro ediles elegidos por el PP y un tránsfuga del PSdeG presentaron una moción de censura.

Cuando en el pleno faltaba por debatir una moción de urgencia planteada por el PSdeG para solicitar un pronunciamiento expreso de la Diputación ourensana contra el transfuguismo, representantes socialistas desplegaron la pancarta y el diputado provincial y alcalde de Vilardevós, José Luis Pérez García, ya no pudo concluir su intervención.

El presidente de la Diputación de Ourense decidió entonces levantar la sesión con un "se acabó el pleno", en medio de las quejas de los grupos de PSdeG y BNG.

Ante esta actitud, el grupo provincial del PSdeG ha solicitado la celebración de un pleno extraordinario para debatir la moción contra el transfuguismo y denunció "la prepotencia" de Baltar por haber suspendido la sesión "de forma injustificada". Para Pérez García, a Baltar "no le interesa" que se debata acerca de esta cuestión porque "es es el único y máximo responsable de lo que está sucediendo en Calvos de Randín".

QUE AGUANTEN.

Por su parte, en declaraciones a los medios de comunicación antes de presidir la sesión plenaria, Baltar señaló que el conflicto que derivó en la moción de censura en Calvos de Randín "empezó en el PSOE", por lo que agregó: "que aguanten ahora las consecuencias (los socialistas)" porque "donde las dan las toman".

El presidente del PP ourensano manifestó que "todas las cosas que empiezan mal, acaban mal", pero recalcó que "el problema empezó en el PSOE" y derivó ahora en la presentación de la moción de censura por parte de cuatro concejales que pertenecían al PP y el ex teniente de alcalde y concejal disidente del PSOE, José Manuel Andrade.

Baltar insistió en que se enteró "por los medios de comunicación" de la presentación ayer de la moción de censura. "No sabemos nada ni queremos saber nada más", aseveró. De hecho, reiteró que no ha vuelto a tener ninguna relación con los ediles populares desde su decisión de pasarse al grupo mixto.

Baltar señaló que, tras firmar los ediles que pertenecían al PP la moción de censura, procederá inmediatamente al "expediente de expulsión" de esta formación política. El dirigente popular indicó que a partir de ahora "se comunicará" esta actuación a la Presidencia del PPdeG porque "se hace de oficio ya que no hay que abrir ningún expediente".

Sobre las declaraciones de dirigentes del PSOE en las que manifestaban que si Baltar quisiera se desmontaría la moción de censura, el dirigente popular contestó: "si el PSOE, cuando tienen problemas, quieren que se los resuelva Baltar, pues están equivocados". "Los socialistas tienen distinta vara de medir porque lo que hacen ellos está bien hecho y lo que hace el PP está mal hecho". aseveró.

Asimismo, indicó que el PSOE se "asusta" con la moción de censura en Calvos de Randín "porque les perjudica", pero "cuando fue en Carballeda de Avia y perjudicó al PP nosotros nunca le echamos la culpa al PSOE". De hecho, señaló que, en aquel caso, "partía de una concejal del PP que se alineó con los socialistas" --"y no les echamos la culpa ni nos responsabilizamos del caso", dijo--.

Sobre su sucesión al frente de la presidencia del PP en Ourense, Baltar reiteró que vería bien que al frente del partido estuviera una mujer. De hecho, abogó por un "revulsivo" y podría ser "una presidenta que fuese mujer", aunque matizó que es una decisión que debe adoptar la militancia. Con todo, descartó la designación de un candidato en unas primarias porque "donde se hizo, salió mal".