27 de enero de 2020
7 de abril de 2008

El PSOE pide a Quintana que cumpla el pacto y les otorgue la alcaldía en Corcubión tras la marcha de Mouzo (BNG)

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de organización del PSdeG, Ricardo Varela, envió una carta al portavoz nacional del BNG y vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, en la que le traslada que tras la marcha del nacionalista Rafael Mouzo de la Alcaldía de Corcubión (A Coruña), "se dan las circunstancias propicias para poder arreglar el incumplimiento" del acuerdo entre ambas formaciones y le reclama que sea un socialista el nuevo regidor de la localidad.

Rafael Mouzo encabezó la lista del BNG en el ayuntamiento en las pasadas elecciones municipales y fue elegido regidor con los cuatro concejales de su partido y con el apoyo de la única edil del PP, dejando en la oposición a los cuatro representantes del PSOE, que fue la fuerza más votada, rompiendo así el pacto a nivel autonómico entre socialistas y nacionalistas.

La dirección del BNG suspendió entonces a Mouzo de militancia, aunque paró el proceso de expulsión tras el enfrentamiento con los socialistas por la renovación de la Fegamp, tras lo cual el Grupo Municipal de Corcubión modificó su denominación para inscribirse como BNG. Varela recordó esta situación y por ello interpretó que los representantes del BNG "vuelven a estar otra vez reintegrados a la disciplina" de la formación nacionalista.

El secretario de organización de los socialistas gallegos, que deseó la pronta mejor recuperación de Mouzo, destacó que la situación que se da en el ayuntamiento en la actualidad "es sin duda inusual" y concluyó que la marcha del regidor permite "la existencia de las circunstancias propicias para poder arreglar el incumplimiento del acuerdo".

Por ello, el dirigente socialista reclamó a Quintana que cumpla y respete los acuerdos firmados y permita que el próximo alcalde de Corcubión sea socialista, ya que fue la lista más votada en las pasados comicios y el pacto entre PSdeG y BNG establece que las formaciones deberán "facilitar la investidura del candidato de la fuerza más votada de las firmantes del pacto".

Socialistas y nacionalistas respetaron el acuerdo alcanzado por las direcciones de ambos partidos en la mayoría de los ayuntamientos gallegos, aunque la situación vivida en Corcubión no fue una excepción, ya que el BNG tampoco facilitó la investidura de los representantes del PSdeG en Muros y Porto do Son y los socialistas hicieron lo propio con los nacionalistas en Pontecesures.