14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 5 de abril de 2019

    Tribunales.- Condenado a diez años de prisión el acusado de agredir sexualmente a una turista en Salceda en 2017

    VIGO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a un joven de 27 años natural de Ponteareas, Moisés A.G., a diez años de prisión por una agresión sexual a una turista asturiana perpetrada en Salceda de Caselas (Pontevedra) en 2017, así como a indemnizar a la víctima con 20.000 euros.

    La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press y contra la que cabe recurso ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), también recoge la prohibición de que el condenado se comunique con la víctima o se aproxime a ella durante 12 años y contempla la agravante de aprovechamiento de lugar, tiempo o auxilio de otras personas, recogida en el Código Penal. La Fiscalía había demandado una pena de 14 años de cárcel.

    El tribunal considera probado que los hechos tuvieron lugar el día 14 de abril de 2017, cuando la víctima ha manifestado que conoció al acusado de madrugada en un bar próximo al hotel de Tui en el que se hospedaba en esas fechas debido a un viaje realizado junto a su pareja. Esa noche, según ha sostenido la víctima y recoge la sentencia, Moisés A.G. se acercó a la pareja para ofrecerles cocaína, aunque ellos no la aceptaron.

    La denunciante ha indicado que, en torno a las 7,00 horas, su pareja se fue al hotel y ella se quedó en el local. Posteriormente, Moisés A.G. se ofreció a llevarla al lugar en el que se hospedaba en su coche y, durante el trayecto, detuvo el automóvil en una zona boscosa situada en Casal-Cerquido, en Salceda de Caselas, para, supuestamente, consumir cocaína.

    La víctima ha sostenido que, después de que él intentase besarla y ella lo rechazase, Moisés A.G. la agredió para intentar meterla en el coche y la forzó a mantener relaciones sexuales y a practicarle una felación.

    En el momento en el que él abandonó el coche, ella escapó y se metió en una laguna cercana para huir de él. Tras no poder contactar con su pareja, llamó al 112 a las 9,03 horas y fue asistida por agentes de la Guardia Civil a las 9,08.

    En ese momento, los agentes comprobaron que ella tenía la ropa mojada y que, según recoge la sentencia en el resumen de hechos probados, "presentaba golpes en la cara a la altura del pómulo y la sien izquierda". Posteriormente, se la trasladó en ambulancia al hospital y tuvo "secuelas consistentes en trastorno de estrés postraumático en grado moderado".

    Para leer más