1 de diciembre de 2020
14 de octubre de 2020

Las universidades defienden que la incidencia es "mínima" y la USC censura que se ponga el foco en el alumnado

Las universidades defienden que la incidencia es "mínima" y la USC censura que se ponga el foco en el alumnado
Ambiente en la Facultad de Empresariales de la Universidad de Granada - ÁLEX CÁMARA - EUROPA PRESS

Apuestan por la "concienciación" de los estudiantes para cumplir las normas sanitarias y no por acciones represoras

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La visión de las universidades gallegas acerca de la evolución de los casos de COVID-19 entre su alumnado se aleja del análisis y de la argumentación de la Xunta y de ciudades como Santiago de Compostela. Las instituciones académicas defienden a sus estudiantes y esgrimen los datos de contagios registrados para demostrar que la incidencia en la comunidad escolar de estas enseñanzas es "mínima", o al menos hasta el momento.

La Universidade coruñesa cuenta con ocho positivos en los campus de A Coruña y Ferrol, mientras que su homóloga viguesa defiende que no existe "ningún problema" y que el comportamiento del estudiantado es excelente", dado que no se han registrado brotes de gravedad. La institución compostelana cuenta con más casos, 20 en Santiago y 3 en Lugo en los últimos siete días, con una incidencia de 100 por cada 100.000 y de 60 por cada 100.000 habitantes, respectivamente.

Estos datos corroboran las palabras del conselleiro de Cultura y Educación, Román Rodríguez, que aseguraba en el pleno parlamentario de la semana anterior que el curso universitario se desarrolló con normalidad y sin incidencias reseñables relativas a la COVID-19.

Sin embargo, varias voces han situado los focos sobre este sector de la población, a raíz de las diversas fiestas en pisos registradas en las ciudades y el incremento de casos en Santiago de Compostela, referencia en los municipios universitarios de Galicia.

El regidor, Xosé Sánchez Bugallo, aseguró que "una sola persona, un único estudiante" provocó "buena parte" de los contagios registrados recientemente en el municipio y vinculó directamente esta situación al las fiestas en pisos (unas sesenta en la última semana), avanzando que se estudiarían fórmulas para endurecer las sanciones.

"UNA LECTURA SESGADA"

La tesis de Bugallo va en la línea de la argumentación del comité clínico de expertos que asesora la Xunta, que vinculó la evolución de casos directamente con el arranque del curso universitario y la celebración de fiestas en pisos. A pesar de ello, no se han aportado datos específicos para justificar este enfoque sobre el alumnado y las cifras de contagios de los últimos siete días aportadas por las tres universidades distan de alcanzar los niveles de positivos en otros sectores, entre ellos la enseñanza obligatoria.

Desde la universidad temen que exista "cierta confusión" sobre la incidencia real en los centros, facultades y el propio alumnado. "Estamos en datos de positivos por debajo de la media de la ciudad, muy por debajo", ha insistido el gerente de la institución, Javier Ferreira, en declaraciones a Europa Press.

El responsable COVID de la institución ha cuestionado que sus alumnos "sean los responsables" del empeoramiento de las cifras de Santiago y que se ha realizado "una lectura sesgada" de los datos de incidencia, poniéndose el foco "en exceso" sobre este colectivo. En este sentido, ha recordado que parte de los alumnos podrían no estar ni siquiera presentes en la propia ciudad y, por ello, ha llamado a la prudencia a la hora de vincular a sus estudiantes con fiestas ilegales.

RECHAZAN MEDIDAS REPRESORAS

El debate en Galicia se produce, a su vez, en un contexto de elevada afectación en otras latitudes, vinculada con el ocio nocturno, y que llevó a estas instituciones a tomar medidas. La Universidad de Salamanca inició los trámites para expulsar de manera cautelar a 75 estudiantes por la convocatoria de una 'barra libre' y advirtió a otros alumnos que habían participado en diferentes fiestas en pisos.

Además, el alcalde de Santiago se refirió a esta decisión en concreto para asegurar que le parecería "muy bien cualquier medida que se aplique" a personas "que demuestren no tener la responsabilidad suficiente".

Por su parte, Ferreira ha descartado la necesidad de adoptar sanciones o medidas represoras en este momento, del mismo modo que la propia Universidad de Vigo, aunque ha apelado a incrementar las acciones de concienciación para promover el ocio responsable entre los jóvenes y se han mostrado abiertos a colaborar con cualquier institución que lo solicite o lo necesite.

El Sergas, por su parte, avanzó que se desarrollará un programa de cribado en las residencias universitarias gallegas, que podría extenderse al resto de la comunidad escolar de estas instituciones.