20 de septiembre de 2019
  • Jueves, 19 de Septiembre
  • 3 de mayo de 2014

    Sobre Díaz Castro: "En crisis podemos encontrar personas como él que nos ayudan a hacer pie"

    'Nimbos' refleja su "cariño por las criaturas más sencillas" a través de la luz "que guarda" cada ser, "desde los grillos hasta el sol"

       SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

       "Pienso que Díaz Castro transmite un mensaje para la juventud y la gente: en una época de crisis podemos encontrar mujeres y hombres como él que nos ayudan a hacer pie". Alfonso Blanco Torrado, presidente de la asociación cultural Xermolos de Guitiriz y experto en la vida y obra del homenajeado en las Letras Gallegas de este año, ha reivindicado la figura del poeta como alguien que "ayuda a agradecer" lo cercano y a "crecer en autoestima" hasta en tiempos oscuros como los que vive Galicia en la actualidad.

       "Podemos navegar muy lejos a través del mundo virtual, pero seremos capaces de entender y comprender mejor otras latitudes si valoramos lo que tenemos más cerca. Si estamos alegres de vivir la vida en nuestra cuna. Es un poeta que ayuda a agradecer lo que tenemos más cerca, nuestro propio mundo", ha considerado en una entrevista concedida a Europa Press.

       Blanco Torrado recuerda a Xosé María Díaz Castro, con quien mantuvo "sobre todo una amistad" y "una andadura en común", como un hombre "muy sencillo, muy humilde" y a la vez "elegante y muy cordial", que siempre se mostraba "alegre de vivir".

       "Lo conocí en el tramo final de su vida, cuando se jubila en Madrid y viene para aquí. Hasta sus hijos lo decían, la época más feliz para él. Porque él siempre añoraba el regazo de la tierra madre. Poder retornar a sus raíces lo llenó de felicidad y contagiaba y compartía esa alegría", ha explicado.

       Xosé María Díaz Castro dominaba 17 idiomas y trabajaba de traductor, aunque nunca desechó la lengua de su tierra, 'o galego que me amou', recuerda Blanco Torrado, parafraseando al poeta de Guitiriz. "No quiso renunciar a él, a pesar de vivir más de 30 años en Madrid", ha destacado. Vilagarcía y Mondoñedo han sido otras localidades y parajes presentes en la vida del homenajeado, aunque "lo que apreciaba y valoraba" era "lo que descubrió en su infancia", la Terra Chá.

       Allí descubrió el valor de "las pequeñas criaturas que apreciaba", de la "grandeza de la cultura labrega", la Galicia interior y de paisajes que han suscitado versos dedicados a cada hoja de hierba de sus campos. "Herba herba pequerrechiña, que con medo sorrís ao sol que vai nacendo e morrendo sen ti. ¿Por que de ser pequena te me avergonzas ti? o universo sería máis pequeno sen ti", recuerda Blanco Torrado, quien incidió en que "para él, la vida no era una casualidad".

    LA LUZ DE LAS CRIATURAS

       Según recuerda el presidente de Xermolos, Díaz Castro "quiso ser autor de un solo libro", 'Nimbos' (1961), que incluye 32 poemas "de varias décadas" que fue depurando y trabajando en el tiempo. "Quería que fuesen una síntesis muy ajustada de un mensaje, un pensamiento y una música", ha señalado.

       Esta obra está llena de "ese cariño por las criaturas más sencillas", de "un profundo humanismo" y una respuesta a "los grandes temas de la humanidad", como son el tiempo, la muerte o la naturaleza. Además, se trata de un texto con un cierto estilo clásico, analiza Blanco Torrado, quien atribuye estas características a su formación literaria en el seminario de Mondoñedo.

       "Nimbo es arrancar la luz que para él esconde y guarda cada criatura, desde los grillos hasta el sol. Todas y todos tienen secretos y tesoros", ha incidido.

    MATERIAL INÉDITO

       A pesar de su obra, su bagaje intelectual y su trayectoria como traductor de grandes textos en castellano, inglés, latín o francés, Díaz Castro siempre fue un autor "algo invisible" cuya "valía" tuvo un reconocimiento tardío. Cuando lo veían por la calle, recuerda, la gente "no reconocía en él ningún escritor" o "ninguna persona que estaba aportando algo", dado que era "humilde y sencillo".

       La asociación Xermolos le dedicó un homenaje en el último tramo de su vida y su presidente considera que estas Letras Galegas son "un premio a ese esfuerzo" protagonizado por Díaz Castro. "Ese entusiasmo es lo que queremos contagiar. Que nos hace falta en este tiempo de desánimo y desaliento", ha deseado.

       En la actualidad, se publicarán libros "inéditos" que el autor "no quiso publicar" y dejó a la asociación, además de un libro en castellano. En concreto, serán dos cuadernos de los años 30 escritos en su juventud, bajo el título 'Follas verdes' y 'Follas ao aire'.