10 de abril de 2020
29 de septiembre de 2008

Pesca.- La flota cefalopodera exige que Mauritania respete los plazos de solicitud de las licencias pesqueras

Enmarcan el desbloqueo del acuerdo entre la UE y el país africano en las "obligaciones contractuales" suscritas en julio

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

La flota cefalopodera española, en su mayoría de capital gallego, reconoció hoy "estar esperando" a la decisión de los ministros de Pesca de la UE de ejecutar el pago correspondiente a 2008-2009 para que los buques comunitarios puedan acceder al caladero mauritano. Los principales responsables del ramo de los 27 desbloquearon de este modo el acuerdo tras el golpe de Estado militar registrado el 6 de julio.

Así lo confirmó a Europa Press el director gerente de la Asociación Nacional de Cefalopoderos (Anacef), José Ramón Fontán, quien señaló que "no cabía duda de que fuera a ser así, hay una obligación contractual", reiteró en relación a la aprobación el pasado julio de la renovación del acuerdo pesquero entre la UE y Mauritania.

La principal preocupación de este segmento de la flota es que las autoridades del país africano "respeten" los plazos de solicitud de las licencias e inicien los trámites de pago de las mismas.

"Se están produciendo retrasos que generan una problemática a los armadores", denunció Fontán para matizar que la falta de esas autorizaciones impide planificar las necesidades que tendrá cada buque y su tripulación, así como demorar el arranque de la actividad. Por el momento, las embarcaciones de este segmento están amarradas, como todos los meses de septiembre y octubre, para cumplir la veda biológica.

Los buques españoles disponen del 75 por ciento de las licencias concedidas por Mauritania a la UE para la pesca de cefalópodos. En concreto 24 de las 32 licencias están en manos de armadores españoles, de los que en su mayoría los gallegos. Con respecto al grado de cumplimiento del acuerdo y las garantías ofrecidas por el gobierno mauritano, Fontán recordó que Anacef es un "sujeto pasivo" en cuestiones políticas internas. No obstante, señaló que desde 1976 este país africano viva "en un golpe de Estado repetido". A este respecto expresó su confianza en que pronto se restablezca la normalidad democrática.

INSTRUMENTOS DE CONTROL

Por su parte, el presidente de la Asociación Española de Titulados Naútico-Pesquera (Aetinape), Manuel Muñiz, calificó de "buena noticia" la decisión de los ministros europeos aunque instó a las autoridades comunitarias a "extremar las precauciones y el control en el seguimiento del acuerdo".

En esta línea abogó por "reforzar los instrumentos de control bilaterales" al manifestar que los patrones de los buques europeos tienen que asumir las dificultades de llevar a la práctica un acuerdo teórico en el que una de las partes siempre queda en una situación "más débil".

Por ello, insistió en la que considera una "vieja reivindicación", la de "chequear" el grado de cumplimiento del país tercero, "verificar" la adecuación de "la literatura" y la "práctica diaria" de los profesionales pesqueros.

CEFALÓPODOS, MERLUZA NEGRA Y CANGREJO REAL

Los armadores de más de treinta buques de bandera nacional y otros tantos de empresas mixtas faenan en este caladero. Tras el golpe de Estado, temieron que la alteración de la situación política afectase al normal desarrollo de su actividad en los caladeros mauritanos, sobre todo a la hora de entrar y salir del puerto, así como de descargar el pulpo, calamares, merluza negra o cangrejo real que obtienen en aguas africanas.

Aparte de los cerca de 24 buques dedicados a la captura de diversas especies de cefalópodos, en aguas mauritanas operan varias embarcaciones que extraen cangrejo real y una decena de barcos que pescan merluza negra al fresco, en su mayoría con base en Andalucía. A estas unidades se suman los buques de las empresas mixtas, aquellas de capital español, y gallego en caso del caladero mauritano, pese a tener bandera extranjera.