21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 6 de enero de 2008

    Pesca.- La Marina Mercante realizó inspecciones a 83 barcos del tipo del buque 'O Bahía' desde su hundimiento en 2004

    Culpa del naufragio al mal tiempo, la velocidad y el peso excesivo y resalta sus diferencias con el también hundido 'Nuevo Pepita Aurora'

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 83 embarcaciones del mismo tipo del buque 'O Bahía' fueron inspeccionadas por la Dirección General de la Marina Mercante hasta agosto de 2007 en una campaña de inspecciones aleatorias puesta en marcha a raíz del hundimiento del barco, que provocó el fallecimiento de cinco de sus tripulantes, en junio de 2004 en la costa gallega.

    En una respuesta parlamentaria a una pregunta presentada por el diputado popular Arsenio Fernández de Mesa a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno señaló que, tras el hundimiento del 'O Bahía', se puso en marcha una campaña de inspección aleatoria en la que, en total, se analizaron 334 buques españoles.

    Además, el Ejecutivo central resaltó que desde el accidente del barco gallego se han llevado a cabo actuaciones para "tratar de conocer más a fondo los buques pesqueros de pequeño tamaño", para lo que se encargaron estudios al Canal de Experiencias Hidrodinámicas y a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Navales.

    En este sentido y para "potenciar la investigación", se creó una nueva Área de Tecnología y Apoyo Técnico, que supuso la puesta en marcha de una Oficina Técnica con equipamiento "de última generación" como un Láser Scanner de medición de formas de los buques para obtener "la totalidad de sus formas" y "estudiar su estabilidad".

    Asimismo, el Consejo de Ministros acordó realizar entre el los Ministerios de Fomento, Trabajo y Agricultura, una serie de inspecciones conjuntas que permitieron analizar "los niveles de seguridad de los buques pesqueros".

    Los reconocimientos de estas embarcaciones, 45 en total, se llevaron a cabo en diferentes puestos españoles, entre los que se encontraba Vigo, y correspondieron en concreto a 16 arrastreros, 14 cerqueros, 9 de artes menores, 3 palangreros y 3 boniteros.

    Como consecuencia de los resultados obtenidos en estos estudios, la Comisión de Directores Generales decidió llevar a cabo una campaña de difusión y sensibilización sobre la seguridad de las embarcaciones y una campaña de inspecciones aleatorias durante todo el año 2007.

    En otra linea, Marina Mercante incrementó también la plantilla de inspectores desde 2004, fecha del hundimiento del O Bahía, en más del doble. Concretamente, mientras entre los años 2000 y 2003 la plantilla creció en 70 efectivos, desde 2004 y hasta 2007 aumentó en 185 personas.

    O BAHÍA

    En lo relativo al estudio del hundimiento del buque O Bahía frente a las costas gallegas en 2004 llevado a cabo por Marina Mercante, éste organismo señaló como posible causa el "vuelco debido a la pérdida de estabilidad debido a tres factores".

    Así, señaló como primer factor la "velocidad inadecuada de navegación del buque" dadas las condiciones meteorológicas y del mar del momento; en segundo lugar, el "embarque excesivo de agua por las acometidas de grandes olas"; y, finalmente, la "existencia a bordo de pesos que perjudicaron gravemente la estabilidad del buque".

    En esta línea, Marina Mercante resaltó el "mal tiempo" y "la excesiva velocidad" del buque en el momento de su naufragio, y defendió sus inspecciones resaltando que los reconocimientos a los que se someten "todos los pesqueros" españoles, "provenientes de la Unión Europea", constan de reconocimientos anuales a flote, reconocimientos en seco anuales o bianuales y reconocimientos especiales cada cuatro años.

    Finalmente, en relación con la similitud entre los buques O Bahía y Nuevo Pepita Aurora, hundido en septiembre de 2007 frente a las costas de Cádiz y que también costó la vida a 8 personas, Marina Mercante resaltó que "se trata de buques diferentes".

    Concretamente, el organismo público resaltó las diferencias tanto en la eslora como en el puntal del buque, así como en las mangas, arqueos y potenciales y, por último, en las coordenadas del centro de gravedad de ambas embarcaciones.