20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 7 de diciembre de 2008

    Pesca.- El último de los supervivientes del 'Rosamar' en abandonar el hospital declarará mañana ante la Policía Judicial

    SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El último de los cinco supervivientes del pesquero 'Rosamar' en ser dado de alta del hospital, Luis Olibeira, declarará mañana ante la Policía Judicial y, posteriormente, ante el Juzgado de Primera Instancia de Viveiro, con el fin de que ofrezca su versión de los hechos que precedieron al hundimiento del arrastrero.

    Después de que ayer abandonase el Complejo Hospitario Universitario A Coruña (Chuac), donde se recuperó de la hipotermia y las diversas contusiones que sufrió, hoy era acompañado por el armador, Jesús Labayen, a realizar un chequeo al hospital. "Tiene que seguir bajo vigilancia médica", explicó a Europa Press.

    Además, el armador confirmó que Olibeira "se encuentra bien físicamente, de salud", aunque lamentó que "anímicamente, no tanto". "Ya te puedes imaginar cómo se encuentra anímicamente", insistió Labayen, quien explicó que, a pesar de que estaba previsto que el marinero pasase hoy a disposición judicial, la cita fue aplazada hasta mañana.

    Por otra parte, recordó que, tanto los cadáveres de los fallecidos en el naufragio como los otros cuatro supervivientes, salieron ayer de la localidad lucense de Foz hacia tierras portuguesas, puesto que en el tanatorio de este municipio se encontraban los cinco cuerpos de los tripulantes del 'Rosamar' que no sobrevivieron a su hundimiento.

    Así, a las 19.45 horas un autobús en el que también viajaban los familiares de los marineros partió de Foz con destino a Lugo, donde se recogieron los distintos certificados sanitarios y forenses para la repatriación de los cuerpos. Desde allí, se retomó anoche el camino hasta el país luso.

    "Se hizo así para que llegaran todos cuanto antes a Portugal", enfatizó Labayen, tras lo cual apuntó que el resto de los supervivientes, al igual que Olibeira, tienen que continuar también "bajo vigilancia médica" en el país vecino, con el fin de que se recuperen totalmente tras la tragedia.