2 de junio de 2020
18 de diciembre de 2008

El arquitecto, el aparejador y el jefe de obras del hotel Son Moll pasarán hoy a disposición judicial

PALMA DE MALLORCA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) - -

El arquitecto, el aparejador y el jefe de obras del Hotel Son Moll en Cala Rajada, que el pasado martes se derrumbó provocando la muerte de cuatro obreros, pasarán hoy, previsiblemente por la tarde, a disposición de la Jueza de Instrucción número 2 de Manacor.

Así lo expresaron fuentes judiciales en un comunicado, en el que expresaron que la inspección ocular que tuvo lugar ayer tenía como principal objetivo llevar a cabo un conocimiento del terreno como actuación inmediata e imprescindible para que los técnicos elaboren sus correspondientes informes, así como para el aseguramiento de la zona y la conservación de posibles vestigios.

La Policía Judicial de la Guardia Civil abrió el mismo día del siniestro diligencias por homicidio imprudente contra los responsables de la obra, tras conocerse que ésta carecía de la licencia necesaria, tal y como lo reveló el alcalde de Capdepera, Bartomeu Alzina, quien informó que había requerido al grupo Serrano S.L. hasta en tres ocasiones que paralizara la obra al carecer de licencia, a lo que la empresa hizo caso omiso.

Así, los principales responsables de la obra fueron detenidos el mismo martes y han pasado su segunda noche en las dependencias de la Comandancia, donde permanecerán hasta que pasen a disposición judicial.

Asimismo, ayer prestaron declaración en calidad de imputados los propietarios de las dos empresas adjudicatarias de las obras de reforma y que se unieron en una UTE, Estelrich y Rafael Truco, así como el promotor y propietario del establecimiento.

El Parlament guardó ayer un minuto de silencio en recuerdo de los cuatro trabajadores fallecidos. Las víctimas son dos españoles, Ismael Rodríguez, de 35 años, y José Maria Fernández Alquellada, de 27, vecinos de Cala Rajada, y dos marroquíes, Ahmida Tahriouni, de 38 años, y Mohamed Zanani, de 35, residentes en Manacor.

Asimismo, el municipio de Capdepera ha decretado tres días de luto oficial y la suspensión de todos los actos y actividades de este fin de semana.