23 de enero de 2021
25 de noviembre de 2020

Baleares mantiene donaciones de sangre durante la pandemia y las reservas están por encima de los niveles de seguridad

Baleares mantiene donaciones de sangre durante la pandemia y las reservas están por encima de los niveles de seguridad
Reunión del Patronato del Banco de Sangre y Tejidos. - CAIB

PALMA DE MALLORCA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Baleares ha logrado mantener las donaciones de sangre durante la pandemia -30.715 donaciones hasta el 16 de noviembre de 2020- prácticamente al mismo nivel y se ha adaptado a las necesidades de los hospitales.

Según ha informado este miércoles la Conselleria de Salud y Consumo en un comunicado tras una reunión del Patronato del Banco de Sangre y Tejidos (Bstib) para analizar, entre otros puntos, el resultado de la actividad durante la pandemia, las Islas cuentan en la actualidad con unas reservas de 1.158 unidades de glóbulos rojos, más de un 50 por encina del mínimo de seguridad para un correcto abastecimiento de los hospitales.

Según han detallado, Baleares ha registrado 30.715 donaciones de sangre hasta el 16 de noviembre de 2020. Son 457 menos (-1,4 por ciento) que en el mismo periodo de 2019 fruto de la adaptación a las necesidades cambiantes de los hospitales durante el estado de alarma.

En este periodo se redujeron un 23,15 por ciento las campañas de donación de sangre aunque ha habido un aumento del 28,2 por ciento en su eficiencia. Así, la ratio de donación por colecta del 1 de enero a 16 de noviembre ha pasado de 21,4 donaciones en 2019 a 27,4 donaciones por colecta en el mismo periodo de 2020.

Desde el inicio de la pandemia, el Banco de Sangre y Tejidos ha colaborado en la lucha contra la pandemia con la obtención y procesamiento de plasma hiperimmune de convaleciente de COVID-19 con los diferentes servicios de transfusión. Ya cuenta con más de 80 unidades de plasma hiperimmune para transfusión.

Por su parte, en el Banco de Tejidos la actividad se ha mantenido en términos muy similares a los años anteriores, mejorando incluso los resultados en cuanto a la sangre de cordón.

Asimismo, el Banco de Leche Materna realizó un llamamiento a la población tras sufrir una reducción de sus reservas por el aumento de la demanda de los servicios de neonatología en el mes de agosto.

En este caso se ha conseguido que 43 madres más se hayan sumado a la donación de leche materna y se han recogido 200 litros de leche para atender a los neonatos.

Según han añadido, gracias al Plan de Contingencia existente en el Banco de Sangre y Tejidos, todos los procesos se adaptaron rápidamente a la nueva situación. Las medidas más destacadas tomadas para garantizar la continuidad de la actividad y de prevención han sido la creación de un comité de seguimiento de la pandemia en el Bstib, el establecimiento de un sistema de cita previa y el cribado de donantes con síntomas relacionados con la COVID-19.

También se han establecido medidas de protección y prevención frente al coronavirus de los donantes de sangre y trabajadores.

En la isla de Menorca, han apuntado, la donación se suspendió de forma generalizada en los meses de abril y mayo dada la interrupción de vuelos entre las islas, que impidió transportar la sangre a Mallorca para su procesamiento.

Por la misma razón, en la isla de Ibiza, la donación se suspendió de forma generalizada en los meses de abril y mayo. La donación fue suspendida de nuevo durante las dos primeras semanas del mes de octubre por las nuevas restricciones.

En la reunión del Patronato, también se ha presentado el Plan Estratégico 2020-2024, el primer plan estratégico de la entidad, que define las líneas de actuación de los próximos años para garantizar una gestión proactiva orientada a la investigación y a realizar las inversiones que aportarán la mejora continua en la atención a las personas que donan sangre y leche materna y en los centros sanitarios y pacientes que reciben los componentes sanguíneos, tejidos humanos y leche materna.

La institución cuenta con un comité que ha desarrollado su primer Plan de Sostenibilidad, vigente para los tres próximos años, donde se reflejan las acciones que se llevarán a cabo y con las que se quiere conseguir que se certifiquen las buenas prácticas que se aplicarán en los próximos años.