23 de marzo de 2019
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 3 de junio de 2014

    Camps afirma que es "imposible" llegar a acuerdos con los que "politizan" la educación

    PALMA DE MALLORCA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

       La consellera de Educación y Cultura, Joana María Camps, ha afirmado este martes en el Parlament que es "imposible" llegar a acuerdos con unos interlocutores que están politizados y que sólo quieren imponer sus ideas.

       Ante este situación, su departamento ha optado, según ha dicho, por trasladarse "centro por centro" para reunirse con sus equipos directivos, obteniendo unos resultados muy positivos, ha asegurado.

       Así ha explicado que la Conselleria se ha reunido con un total de 70 centros de Mallorca, Menorca e Ibiza.

       De esta forma, Camps ha respondido a la diputada del PSIB Esperança Mari quien se ha interesado por la conflictividad en el ámbito educativo de cara al próximo curso, y ha criticado la "falta de voluntad de diálogo" del Ejecutivo autonómico para alcanzar a acuerdos con el sector educativo de la Comunidad.

       "Están negando la evidencia, miran hacia otro lado y huyen de sus responsabilidades", le ha espetado la diputada socialista a la consellera, al tiempo que le ha recordado las diversas manifestaciones contra al Govern que ha protagonizado el sector educativo de las Islas desde el comienzo de este curso.

       A ello, Camps ha insistido en que "quieren llegar a acuerdos", pero para ello, ha insistido, "hay que encontrar interlocutores en la otra parte".

       Con todo, la titular de Educación ha apuntado que han llegado a acuerdos con al Escuela Concertada, que representa el 35% de todo el sistema educativo, si bien, ha admitido que la pública, en este momento, "no tiene interlocutores válidos".

       "Cuando estamos delante de un frontón, que no quiere hablar, que sólo quiere imponer, no se puede dialogar. Delante de personas que politizan la educación, como hacen ustedes, --le ha espetado al parlamentario del PSIB--, es difícil llegar a acuerdos. Es imposible con unos interlocutores totalmente politizados", ha apostillado.