12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 5 de julio de 2010

    Cort admite que la ordenanza contra el botellón no prohibirá esta práctica, pero se "concienciará a los jóvenes"

    PALMA DE MALLORCA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La teniente de alcaldesa y concejala de Relaciones Institucionales, Turismo, Comercio y Consumo de Palma, Joana Maria Borràs, ha admitido este lunes que la futura ordenanza municipal contra el botellón no prohibirá esta práctica de manera "drástica", tal como se ha hecho en otras ciudades, sino que se tratará de "concienciar a los jóvenes" para que no beban en la calle recuperando un espacio "emblemático" como el Paseo Marítimo para los turistas y los residentes.

    Tras presentar los datos del estudio de mercado turístico de la Platja de Palma, Borràs ha recordado que en ciudades como Barcelona es "imposible hacer botellón" y, en esta línea, ha apuntado que "puede que la ordenanza que se apruebe en Palma no pueda estar a este nivel, pero se podrán dar pasos en esta dirección".

    Concretamente, la ordenanza del civismo, que entró en vigor en la capital catalana en enero de 2006, establece que el consumo de bebidas alcohólicas está prohibido cuando "pueda causar molestias a las personas que utilizan el espacio público y a los vecinos" o bien cuando "se haga en envases de vidrio o de lata", sancionado con hasta 1.500 euros.

    Tras reconocer que desconoce cuándo podrá ser aprobada la ordenanza municipal, la regidora ha señalado que el objetivo del Consistorio es "recuperar el Paseo Marítimo de Palma erradicando los actos incívicos", si bien ha considerado que las medidas "represivas", como enviar a la Policía Local para disolver la concentración de jóvenes que practiquen el botellón "no son las más idóneas".

    En este sentido, ha estimado que los jóvenes "también tienen cosas que decir" durante la elaboración de la citada ordenanza, dirigida por la regidora de Derechos Cívicos, Cristina Ferrer, quien está intentando consensuar esta normativa "con todos los partidos, sectores empresariales y asociaciones turísticas y vecinales".

    No obstante, Borràs ha apuntado que es "muy difícil" lograr un consenso entorno al botellón, si bien ha indicado que el Consistorio continúa con su objetivo de poner en marcha un plan de acción de manera "inmediata" que ponga solución a un problema que "no es fácil de resolver".

    "Se está trabajando ahora más que nunca", ha declarado la regidora el mismo día en el que un total de 14 asociaciones diferentes de comerciantes, hoteleros y vecinos afectados por el fenómeno del botellón se manifestarán el próximo 19 de julio a las 19.00 horas para exigir una "solución definitiva" a este tema, acto de protesta que repetirán todos los lunes, hasta que el Ayuntamiento apruebe la ordenanza que ya presentó y que contempla la creación de zonas de especial protección.

    La regidora ha recordado que el botellón "no es un fenómeno de hoy, sino de hace muchos años" y, en esta línea, ha lamentado que los problemas de seguridad que genera en el Paseo Marítimo, donde se concentran miles de jóvenes todos los fines de semana provoca que los turistas y los residentes "no puedan disfrutar de la tranquilidad y el lujo de pasear por esta zona de Palma".

    "MUCHOS AÑOS SIN ACTUAR CONTRA EL BOTELLÓN"

    Así, ha criticado que durante muchos años, "no se ha actuado" en contra de este fenómeno, de modo que cuando el PSIB "ha decidido hacer algo valiente, de repente, resulta que todos los partidos lo hubieran hecho mejor que los que gobiernan y quieren llevar a cabo un proyecto para acabar con este problema".

    Borràs ha subrayado que el plan de acción contra el botellón será una iniciativa pionera en Palma, al igual que lo es "la posibilidad de que los establecimientos instalen terrazas en espacios públicos, como La Rambla", que, según ha recordado, fue una iniciativa de su departamento, que costó dos años y medio ponerla en marcha.

    "En este caso, también surgieron voces que pensaban que lo hubieran hecho mejor que los que gobiernan en el Ayuntamiento y, quizá no lo hagamos lo mejor que se podría hacer, pero ha sido el PSIB el que ha conseguido que haya terrazas en la Rambla, aunque sólo lo haya solicitado un establecimiento", ha concluido la regidora.