21 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

Govern prepara una normativa para superar los problemas territoriales que dificultan la implantación de energía solar

La Comisión Europea plantea que el Govern tiene un "reto bastante importante" en informar y concienciar a los ciudadanos

PALMA DE MALLORCA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Govern balear prepara una normativa dirigida a superar los problemas territoriales con que se encuentra a la hora de promover el uso de las energías renovables y, en especial la solar fotovoltaica, como alternativa al consumo de combustibles fósiles, que es el principal recurso generador de electricidad en las islas, y en cumplimiento de los objetivos de la UE con horizonte en 2020.

Así lo manifestó hoy la consellera de Comercio, Industria y Energía, Francesca Vives, durante la presentación de la conferencia 'Actualidad de la Política Energética Europa. Posibilidades de financiación para la creación de Agencias Regionales de Energía', que ofreció el portavoz de Energía de la Comisión Europea, Ferran Tarradellas, en la sede de Caixa Fòrum en Palma.

Según los planes europeos, en 2020 todos los territorios de la Unión deberán obtener el 20 por ciento de sus recursos energéticos de fuentes renovables, para lo cual, se está impulsando la creación de las 'Agencias Regionales de Energía', idea que centralizó el discurso que ofreció Tarradellas, quien apuntó que el Govern tiene un "reto bastante importante" en informar y concienciar a los ciudadanos.

Por su parte, la directora general de Energía, Maria Magdalena Tugores, que también estuvo presente en el acto, manifestó que "nuestro territorio es un bien muy sensible y, por lo tanto, hay una gran preocupación por la ocupación indiscriminada del mismo", por lo que afirmó que la normativa que prepara el Ejecutivo articulará dónde y cómo se podrán instalar las explotaciones energéticas.

Concretamente, la responsable del Ejecutivo autonómico en materia energética señaló que "estamos trabajando para compatibilizar la protección del entorno y el paisaje con el desarrolló de las energías renovables" y, a este respecto, precisó que se buscará el consenso con todas las administraciones, partidos políticos y sociedad civil, sectores de los que en este momento "estamos recopilando respuestas", precisó.

TRANSPORTE, PRINCIPAL EMISOR

Uno de los aspectos que Tugores consideró más preocupantes fue el transporte, que en el caso de Baleares supone el 57 por ciento del consumo energético, frente al poco más del 30 por ciento que se registra en el resto del Estado. Por ello, consideró que la eliminación de ese "plus" de consumo es una de las "líneas de trabajo" a impulsar en el futuro para mejorar la eficiencia en el consumo.

La directora general recordó que, en las islas, el transporte por carretera es un "gran consumidor de CO2", circunstancia que le convierte en una de las prioridades que abordará el Govern a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, para lo cual, recurrirá a la sensibilización ciudadana y a la promoción del transporte público.