20 de agosto de 2019
28 de junio de 2008

Los superdotados critican que la formación impartida en los colegios no se adapta a sus necesidades

En Baleares existen unos 80 niños superdotados diagnosticados

PALMA DE MALLORCA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los superdotados de las Islas critican que la formación que se imparte en las aulas de los centros educativos de Baleares no se adapta a sus necesidades, a pesar de que representan entre el dos y el tres por ciento de la población, y que esta adecuación sí que se produce "a la baja" con los alumnos que no alcanzan los requisitos mínimos.

En declaraciones a Europa Press, el vicepresidente de la Asociación Balear de Superdotados y Altas Capacidades (ABSAC), Carlos Manzanaro, destacó que hay algunas escuelas que "prefieren no decir nada" cuando creen tener un niño superdotado entre sus alumnos.

Según Manzanaro, que una escuela "reconozca" que tiene un superdotado supone que va a "tener que trabajar más", por ejemplo, incorporando nuevos profesores o adaptando el temario.

En Baleares se está produciendo, según el vicepresidente de ABSAC, un "desperdicio del potencial" de estas personas puesto que deben irse a otros países a estudiar o trabajar para "desarrollar su capacidad" y que la inteligencia que poseen sea "un valor añadido".

Por este motivo, Manzanaro mostró su malestar porque ni se reconozca el valor de los superdotados ni reciban ningún apoyo pese a su inteligencia, pero que esta ayuda sí se otorgue a personas con otras virtudes como, por ejemplo, los deportistas.

En las Islas existen casi 80 niños superdotados que poseen el diagnóstico, según apuntó el presidente de ABSAC, Ceferino Felipe, aunque, según añadió, hay un gran número que todavía no están diagnosticados puesto que el diagnosis se hace desde hace poco tiempo y la Conselleria "se lo piensa mucho" -apuntó el vicepresidente- antes de otorgarlo porque supone poner "más apoyo en las aulas".

Los problemas de los niños superdotados pueden llegar hasta el fracaso escolar debido al "aburrimiento" que padecen al no obtener la formación que desean. Por ello, ABSAC organiza actividades extraescolares para ayudar en estas carencias.

Actualmente existe una ley, a nivel nacional, que regula la formación educativa de los superdotados, sin embargo, ésta "no se ha adaptado" en las Baleares, explicó Manzanaro, a pesar de que sí lo ha hecho en otras Comunidades Autónomas como "Canarias o Madrid".

El vicepresidente de ABSAC sentenció que no son necesarios los centros educativos específicos para superdotados puesto que lo que debería hacerse es aplicar la Ley y "formar al profesorado". Además, según Manzanaro estos niños deben estar "integrados en la educación normal".

Para diagnosticar la superdotación existen unas pruebas estandarizadas aunque "normalmente los profesores se dan cuenta". Éstas se pasan a la edad de seis años, sin embargo, según apuntaron desde la Asociación, sobre los dos años la familia empieza a notar síntomas.

Manzanaro destacó que no existe prevalencia entre un sexo u otro en la superdotación pero "las niñas se mimetizan mejor en el ambiente" y son "más hábiles para disimularse en la sociedad".

La diferencia entre la superdotación y tener altas capacidades es que estas últimas únicamente se refieren a tener especial afinidad en algunas áreas, mientras que los superdotados son hábiles en todas "aunque esto no significa sacar un 10 en todo", apuntó el vicepresidente.

ABSAC es una asociación que formaron algunos padres de superdotados hace cuatro años "para facilitar las cosas a sus hijos". Actualmente la forman 47 familias, tanto con el diagnóstico de la Conselleria como con el privado.