24 de enero de 2020
  • Jueves, 23 de Enero
  • 10 de diciembre de 2019

    Terraferida critica que "la lucha balear contra el cambio climático es una ilusión" y propone diez líneas de acción

    "No se puede declarar la emergencia climática y pretender, al mismo tiempo, seguir actuando con la misma dinámica depredadora", censuran

    Terraferida critica que "la lucha balear contra el cambio climático es una ilusión" y propone diez líneas de acción
    Imagen de Terraferida de las obras del trazado Llucmajor-Campos - TERRAFERIDA - ARCHIVO

    PALMA DE MALLORCA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El grupo ecologista Terraferida ha criticado este martes que "la lucha balear contra el cambio climático es una ilusión", y frente a esto, ha elaborado un documento con diez líneas de actuación centradas en revertir el crecimiento turístico y frenar la urbanización.

    Así lo ha expresado el grupo en una nota de prensa en la que insiste en que "intentar corregir el cambio climático sin actuar sobre aquello que lo provoca no tiene sentido".

    Terraferida considera que esta crisis tiene su raíz en el actual modelo de producción y consumo, que "lleva a sobrepasar, entre muchos otros límites ecológicos, el de absorción de gases de efecto invernadero por parte del planeta" y "aboca hacia el colapso civilizatorio".

    "No se puede declarar la emergencia climática y pretender, al mismo tiempo, seguir actuando con la misma dinámica depredadora de territorio, recursos naturales y vidas humanas", han argumentado desde la entidad ecologista.

    En este contexto, Terraferida ha defendido que luchar contra el cambio climático requiere "revertir ya" las agresiones contra el territorio, el suelo, el agua, la vegetación y los ecosistemas locales, como resultado de actividades "cada vez más aceleradas" y prácticas de extracción. Al mismo tiempo, la entidad ha señalado que estas dinámicas se sustentan "sobre la base de la desigualdad social y la vulneración de derechos fundamentales".

    En particular, el grupo ecologista mallorquín se ha centrado en el turismo recalcando que "no es una industria sin humos". Terraferida ha resaltado que tiene "una huella de carbono enorme", derivada de emisiones del transporte aéreo y las generadas en el territorio; y "una huella ecológica aún mayor" vinculada "al crecimiento urbanístico desmesurado, al consumo excesivo de territorio y recursos" y la generación de recursos, la destrucción del paisaje y la contaminación del agua y el suelo.

    La entidad también ha alertado de los efectos del turismo sobre las desigualdades sociales y la emergencia habitacional, en alusión al alquiler turístico. "Todo ello ha situado Baleares en un escenario de insostenibilidad que no puede perpetuarse en el tiempo ni ecológicamente ni socialmente", ha avisado Terraferida.

    En efecto, el crecimiento turístico nos lleva a un futuro con menos recursos, materiales y energía y más tensiones sociales y, por tanto, menos posibilidades de satisfacer las demandas de la industria turística que, se olvida a menudo, ya es muy vulnerable al cambio climático.

    Por ello, Terraferida ve "urgente" detener el crecimiento y "planificar y consensuar un modelo socioeconómico que consuma menos recursos, materiales y energía, genere menos residuos y frene las desigualdades sociales".

    PROPUESTAS DE TERRAFERIDA

    En este contexto, Terraferida plantea como primera medida la reducción del número de visitantes que llegan a las Islas por aire y por mar, y eliminar plazas turísticas legales e ilegales, hoteleras y de alquiler vacacional.

    Igualmente, plantean una moratoria de licencias de nueva construcción, tanto en suelo urbano como rústico, para frenar el crecimiento urbanístico, pero, al mismo tiempo, "ni una vivienda vacía más".

    También solicitan impedir la construcción de nuevas carreteras y todos los proyectos de ampliación, circunvalaciones y desdoblamientos previstos; evitar la sobreexplotación y contaminación del agua y disminuir la utilización de agua desalada y el vertido de aguas residuales; y disminuir la incineración de residuos, apostando por reducir la generación de los mismos y por la reutilización y el reciclaje.

    Otras medidas serían incrementar la superficie, y mejorar la conservación y protección de todos los espacios naturales marinos y terrestres; establecer un modelo energético 100% renovable basado en los principios de soberanía energética, "sin considerar criterios mercantilistas y sólo utilizando suelo degradado y urbanizado existente"; y diseñar una política fiscal "verde y finalista".

    Finalmente, Terraferida pide declarar la emergencia ecológica y social "para revertir la situación actual e ir hacia un modelo socioeconómico que consuma menos recursos, materiales y energía, genere menos residuos y frene las desigualdades sociales".